Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
DÓLAR
/
MERVAL

Gobierno auditará obras de ampliación de gasoductos contratadas con Odebrecht

Será a través de un equipo de trabajo creado por el Ministerio de Energía. Busca “verificar la existencia de distorsiones en el precio de la obra y posibles perjuicios fiscales”. 

El Ministerio de Energía y Minería creó un equipo de trabajo para auditar el ‘Contrato de construcción EPC Ampliación de capacidad de transporte firme de gas 2006-08‘, celebrado entre Cammesa (la Compañía Administradora del Mercado Mayorista Eléctrico) y la firma brasileña Construtora Norberto Odebrecht S.A..

El objetivo es “verificar la existencia de distorsiones en el precio de la obra y, en su caso, valoración de los posibles perjuicios fiscales”. 

La resolución que firma el ministro Juan José Aranguren y se publica hoy en el Boletín Oficial invita a asistir al equipo de trabajo a la Procuración del Tesoro de la Nación y a la Sigen (Sindicatura General de la Nación).
 
La Procuración, precisamente, solicitó el pasado 9 de agosto que se conforme ese equipo “a los efectos de profundizar el estudio de la eventual existencia de irregularidades en la contratación original”. 

Según la resolución, de los resultados obtenidos en el marco de la investigación ante la justicia de los Estados Unidos y de lo actuado en sede judicial brasileña, Odebrecht “habría actuado de manera ilícita en la República Argentina durante el período 2007 a 2014, con el fin de asegurarse la celebración de contratos con el Estado nacional”.

La medida señala que el 31 de mayo del año pasado Nación Fideicomisos S.A. (Nafisa) notificó a Energía y Minería la radicación de una denuncia penal por presuntas irregularidades detectadas por sus auditores internos, y en virtud de los Informes producidos por la Sindicatura General de la Nación (Sigen) y la Auditoría General de la Nación (AGN).

Por ese motivo, el 18 de julio de 2016 el Ministerio decidió suspender las obras ‘a efectos de realizar un análisis integral de lo actuado y una reevaluación de las obras en cuestión y de los contratos a ellas vinculados‘.

Además, para “evitar perjuicios, así como para proteger la integridad del sistema de gas, sus obras de infraestructura y los servicios públicos”, el 13 de octubre último se instruyó la rescisión del contrato EPC Cammesa y se requirió a la contratista el cese de toda actividad.

El equipo auditor estará integrado por un representante en cada caso por la Secretaría de Recursos Hidrocarburíferos; las subsecretarías de Infraestructura Energética y de Coordinación Administrativa; y la Unidad de Auditoría Interna.

El grupo, que requerirá la información que considere necesaria al Ente Nacional Regulador del Gas; a Nación Fideicomisos y a Cammesa, deberá “verificar la correcta aplicación de la normativa vigente al momento del procedimiento de selección, celebración del contrato y sus respectivas modificaciones y, en su caso, determinar los posibles desvíos que se detecten”.

También evaluará “la regularidad de los certificados pendientes de pago”, y elevará al Ministerio un informe con el detalle de los avances en el plan de trabajo y un reporte final en el que se exponga el resultado del relevamiento y revisión del contrato.

La resolución recuerda que tras los Concursos Abiertos 01/2004 TGN y 03/2004 TGS para la ampliación de capacidad de transporte firme, el 6 de mayo de 2005 se habilitó al ex Ministerio de Planificación Federal a elaborar un Plan de Acción para la Ampliación de la Capacidad de Transporte de Gas Natural para 2006.

A los efectos de llevar adelante esas obras, agrega la norma, con fecha 31 de marzo de 2006 y por instrucción de la ex Secretaría, Cammesa llamó a selección de empresas constructoras y resultó adjudicataria Odebrecht, con la cual se comenzó a negociar los términos y las condiciones del respectivo contrato de obra.

El contrato respectivo se suscribió finalmente el 6 de diciembre de 2006, y se convino que el Banco Nacional de Desarrollo Económico y Social de Brasil aportaría el financiamiento para el desarrollo de las obras.