Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
DÓLAR
/
MERVAL

Giacomini, de E&R: “Si lo comparo con Hacienda, el Central está haciendo mejor las cosas”

El economista jefe de la consultora fundada por Rogelio Frigerio criticó “el excesivo gradualismo” de Prat-Gay para bajar el gasto fiscal y atacar la inflación. “Es como si un paciente va al oncólogo y le dicen: ‘nos vamos a tomar 4 años para curarlo’”, cuestionó.

Giacomini, de E&R: “Si lo comparo con Hacienda, el Central está haciendo mejor las cosas”

Diego Giacomini, economista jefe de Economía y Regiones, cuestionó “el excesivo gradualismo” con el que el Ministerio de Hacienda de Alfonso Prat-Gay se propone atacar el gasto fiscal y la inflación y lo contrapuso con la decisión del Banco Central de “tomar el toro por las astas” en el tema precios, en una comparación en la que no dudó en elogiar las acciones de la entidad que preside Federico Sturzegger.

Dentro de la política económica del nuevo gobierno, el Banco Central es el que está haciendo mejor las cosas si lo comparo con la Secretaría de Hacienda. Y está llevando la parte más difícil del trabajo, la mochila pesada”, afirmó esta mañana Giacomini en declaraciones al programa radial TradeOn.

“Tenemos un Ministerio de Hacienda que anuncia un plan fiscal en el cual se proyecta atacar la madre de todos los problemas, que son el déficit fiscal y sus fuentes de financiamiento, de manera muy prolongada en el tiempo. Es como si un paciente va al oncólogo y le dicen: ‘Nos vamos a tomar 4 años para curarlo’”, criticó.

Y siguió contra Prat-Gay: “A su vez, se fija pautas de inflación que también se las va a reducir muy lento en el tiempo (…) La inflación impide que resurja la inversión y se vuelva a crecer y generar puestos de trabajo y acá decimos que después de estar 15 años desalineados con la normalidad nos vamos a tomar 4 años más para tratar de alinearnos”.

La consultora en la que Giacomini es economista fue fundada y dirigida hasta 2011 por Rogelio Frigerio, el actual ministro del Interior. Y sus críticas a Prat-Gay y su elogio a Sturzenegger llegan el mismo día en el que el ex presidente del Central Javier González Fraga manifestó la postura contraria y en el que operadores del mercado empiezan a hablar de una interna en el equipo económico de Macri.

Según Giacomini, “el ministro de Hacienda es keynesiano, lo cual demuestra que se ha quedado” con los avances que la teoría económica mostró hasta la década del 60. “Pero la teoría y la evidencia empírica ya demostraron que bajar rápidamente la inflación no genera recesión. Es más, con un plan económico consistente y un Banco Central con credibilidad, la inflación se podría reducir mucho más rápidamente sin (caída del) nivel de actividad y problemas de empleo, sino todo lo contrario”, sugirió.

El economista de E&R contrapuso a la estrategia de Sturzenegger a la Prat-Gay. “El Banco Central es el que tomó el toro por las astas y dijo ‘tenemos que bajar la inflación’. Primero se abocó a resolver la herencia” secando el mercado y haciendo “que la apertura del cepo no tuviera un salto del tipo de cambio enorme, y paradójicamente evitó que la traslación de la devaluación a precios haya sido mayor de lo que fue”, elogió.

Sostuvo además que “hasta el día en que Prat-Gay anunció las metas fiscales, el Banco Central acumulaba reservas diarias por más de u$s 70 millones por día”, pero que desde entonces “el tipo de cambio empezó a subir y las reservas empezaron a caer más de u$s 50 millones por día”.

Y concluyó: “No es que (el mercado) no confía en Prat-Gay. No cree en la viabilidad de largo plazo del excesivo gradualismo fiscal. Si uno hace bien las cuentas, este gradualismo va a implicar en 2016 que el gobierno tenga que colocar deuda por u$s 25.000 millones de piso. Es una cifra que puede sembrar dudas con respecto a si lo va a poder lograr. Y si no puede, va a tener que recurrir al Banco Central, para que emita más, y eso implica más devaluación e inflación”.