Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

General Motors cedió ante Trump: invertirá en EE.UU. y sacará producción de México

El anuncio de la automotriz se produce justo dos semanas después de que el presidente electo norteamericano la amenazase con la imposición de mayores aranceles aduaneros.

General Motors cedió ante Trump: invertirá en EE.UU. y sacará producción de México

General Motors (GM), el último de los fabricantes que se había resistido a las amenazas del presidente electo Donald Trump, cedió en su postura de confrontación y anunció inversiones en los Estados Unidos y el traslado de parte de su producción de México a ese país.

GM confirmó que invertirá “1.000 millones de dólares adicionales” en sus plantas en los Estados Unidos, mediante un comunicado.

El anuncio se produce justo dos semanas después de que Trump amenazase a GM con la imposición de mayores aranceles aduaneros.

De todos modos, GM evitó precisar cuántos nuevos empleos creará gracias a la inversión, ya que tan sólo hizo referencia a que está vinculada a “una combinación de 1.500 empleos nuevos y retenidos”.

El fabricante también anunció que “empezará a trabajar” en la producción interna en Michigan de su próxima generación de ejes para camionetas ‘pickup’ grandes, “incluido trabajo anteriormente realizado en México”, lo que creará 450 empleos en los Estados Unidos.

Desde Seúl, el grupo Hyundai también anunció que incrementará sus inversiones en los Estados Unidos en u$s 3.100 millones durante los próximos cinco años y que se plantea incluso la creación de una nueva planta de montaje en el país.

Estos planes suponen un aumento de casi el 50% con respecto a los u$s 2.100 millones que el fabricante surcoreano invirtió en los Estados Unidos durante los cinco años previos.

El anuncio de GM fue rápidamente aprovechado por el presidente electo estadounidense, Donald Trump, que desde el inicio de su campaña presidencial presionó a los fabricantes de automóviles para que reduzcan su producción en México.

“Con todos los empleos que estoy regresando a EE.UU. (incluso antes de asumir el puesto), con todas las nuevas plantas de automóviles que vuelven a nuestro país y con las masivas reducciones de costes que negoció en las compras militares y más, creo que la gente está viendo ‘lo grande’”, escribió Trump en su cuenta de la red social Twitter.

GM defendió su decisión en un comunicado emitido por su consejera delegada, Mary Barra.

“A medida que el sector manufacturero estadounidense aumenta su competitividad, somos capaces de aumentar más nuestras inversiones lo que crea más empleos para los Estados Unidos y mejores resultados para nuestros propietarios”, explicó Barra.

“Estados Unidos es nuestro mercado doméstico y estamos comprometidos a un crecimiento que es bueno para nuestros empleados, concesionarios, proveedores y que apoya nuestro continuado esfuerzo para aumentar el valor de nuestros accionistas”, añadió.

El pasado 3 de enero, Trump afirmó en un tuit que “General Motors está enviando el modelo Chevy Cruze hecho en México a los concesionarios de EE.UU. sin tarifas. ¡Fabrique en EE.UU. o pague un gran arancel aduanero!”.

GM corrigió a Trump al explicar que “todos los Chevrolet Cruze sedán en venta en Estados Unidos son producidos en la planta de montaje de GM en Lordstrom (Ohio). GM produce el Chevrolet Cruze de cinco puertas para mercados globales en México y un pequeño número es vendido en Estados Unidos”.

GM parecía que iba a resistir las amenazas de Trump e incluso la semana pasada, en el Salón Internacional del Automóvil de Norteamérica (NAIAS), en Detroit, el fabricante desafío al presidente electo al anunciar que trasladará la producción del todocaminos SUV GMC Terrain de Canadá a México.

Pero con todos los demás fabricantes de automóviles anunciando medidas para calmar a Trump, GM modificó también su curso.

El primer fabricante en ceder a Trump fue precisamente el primero que fue el objeto de las críticas del presidente electo, Ford.

La cancelación por parte de Ford, empresa que fue amenazada por Trump durante la campaña electoral con un arancel del 35%, de una inversión de u$s 1.600 millones en México, parece haber surtido efecto.

Trump dejó de atacar a Ford a pesar de que el fabricante mantendrá la producción del Focus en México, lo que el presidente electo había exigido.

Toyota, quien también recibió amenazas arancelarias de Trump, anunció durante NAIAS inversiones de u$s 10.000 millones en EE.UU. durante los próximos cinco años.

Y el grupo Fiat Chrysler (FCA), aunque no fue criticado por Trump, decidió anticiparse al presidente electo y publicó el pasado 8 de enero que invertirá u$s 1.000 millones en sus plantas de los Estados Unidos.

La oleada de anuncios de inversiones en Norteamérica por parte de los fabricantes de automóviles surtió efecto: Trump pasó de amenazar a las empresas a felicitarlas por sus inversiones en el país.

“Finalmente está ocurriendo: Fiat Chrysler acaba de anunciar planes para invertir u$s 1.000 millones en sus plantas de Michigan y Ohio, creando 2.000 puestos de trabajo”, afirmó Trump el pasado 10 de enero en Twitter antes de agradecer a FCA y Ford por sus decisiones.