Gas de Bolivia: Argentina entregará un avión Pampa III por sobrecumplimiento

El Gobierno debe entregarle un Pampa III a Bolivia, como fue acordado en una adenda al contrato de gas firmado en 2006. Cuesta u$s 15 millones.

La importación de gas natural de Bolivia se volvió un tema controversial en los últimos años. Argentina pasó de ser superavitaria en 2004 a depender de compras de gas crecientes en el exterior, ya sea en estado gaseoso o líquido, a partir de 2007.

Como gracias a Vaca Muerta Argentina volvió a producir más gas natural de lo que consume en por lo menos siete meses del año, a principios de 2019 se negoció una adenda al contrato con Bolivia, con una recompensa si las entregas eran mayores a las estipuladas: el envío de un avión militar.

Es que entre mayo y septiembre, cuando la demanda crece entre 3 a 5 veces en relación a los meses de verano, Argentina todavía depende de las importaciones para satisfacer al mercado interno.

Y Bolivia sobrecumplió el contrato. El país conducido por Evo Morales debía entregar al menos el equivalente a 16 millones de metros cúbicos por día (MMm3/d) de gas de 8900 kilocalorías (kcal) en mayo y septiembre y 18 MMm3/d entre junio y agosto.

A través de la producción de la empresa estatal Yacimientos Petrolíferos Fiscales Bolivianos (YPFB), el país vecino alcanzó el objetivo y lo superó. La cuarta adenda, de febrero de este año, prometía una curiosa recompensa si Bolivia exportaba 45 MMm3 más que los convenidos a lo largo de esos cinco meses.

Bolivia pasó el promedio de 300.000 m3 por día en los 150 días establecidos y espera que la Argentina cumpla con los procedimientos legales para entregarle un avión Pampa III, producido en la Fábrica Argentina de Aviones (FADEA) Brigadier San Martín, ubicada en Córdoba.

En total, fueron 182,7 MMm3 o un promedio de 1,2 MMm3/d de sobrecumplimiento en el equivalente a 8900 kcal o 174,9 MMm3 y un promedio de 1,1 MMm3/d a 9300 kcal, el estándar argentino.

Así lo informaron a El Cronista fuentes de la Secretaría de Energía basados en los sucesivos reportes diarios del Ente Nacional Regulador del Gas (Enargas).

Fue el secretario Gustavo Lopetegui quien, en uno de sus primeros actos en la función, renegoció el contrato con el ministro de Hidrocarburos boliviano, Luis Alberto Sánchez. La adenda tiene duración hasta fines de 2020 y el contrato, de 20 años, termina en 2026.

La entrega del avión se encuentra objetada por Israel. Es que el Pampa III, que cuesta aproximadamente u$s 15 millones, tiene componentes estadounidenses, israelías y europeos.

Los dos primeros países están en abierto enfrentamiento con Irán, país con el que las autoridades de Bolivia tienen excelente trato y relación comercial.

"Lo del avión fue un mecanismo pensado para que exista un incentivo más al cumplimiento, no como una parte de pago", explicaron en Energía.

Tags relacionados

Más de Economía y Política