Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
DÓLAR
/
MERVAL

Galuccio cree que el control provincial del petróleo limita las inversiones

El titular de YPF piensa que la asociación con empresas provinciales en los proyectos atenta contra las inversiones privadas. “Es un sistema regresivo”, advirtió

Galuccio cree que el control provincial del petróleo limita las inversiones

“Es un sistema regresivo”. Con esa frase categórica definió Miguel Galuccio, presidente y CEO de YPF, la postura de la estatizada compañía frente al avance que las empresas petroleras provinciales intentan llevar a cabo sobre el control de las áreas hidrocarburíferas. Las palabras del ingeniero se dieron ayer en el marco de una conferencia de prensa que las autoridades de la firma decidieron organizar a último momento en la torre de Puerto Madero para presentar un descubrimiento que confirmó la presencia de petróleo y gas no convencionales en la roca madre D-129, a unos 3.500 metros de profundidad en el yacimiento El Trébol de la Cuenca del Golfo de San Jorge, que se extiende en la provincia de Chubut. En medio de la puja entre los jeques provinciales y Galuccio (y el gobierno nacional) por la potestad y participación en las zonas petroleras, lo que hace unos días iba a ser sólo un comunicado de prensa se transformó en un anuncio en conjunto con el gobernador de Chubut y líder de la Organización Federal de Estados Productores de Hidrocarburos (Ofephi), Martín Buzzi. Fue una señal de unidad política al resto de los gobernadores.
Ayer por primera vez el titular de YPF hizo pública su creencia de que el esquema de “acarreo” o “carry” que plantean muchas de estas provincias a través de sus empresas de energía, limita y atenta las inversiones de compañías privadas. “El acarreo va a dejar a muchos proyectos por debajo de la inversión y por ello creo que, desde el punto de vista energético, nos debemos una discusión sobre este tema, aunque pueda ser incómoda”, reconoció el directivo. Y fue por más: “es un sistema regresivo no progresivo”, sentenció.
A partir de la Ley Corta de hidrocarburos sancionada en el 2006 por el Congreso se transfirió la titularidad de los recursos naturales a las provincias del petróleo y del gas. Desde ese momento, los estados provinciales –con problemas de recursos– empezaron a licitar sus áreas, creando en una segunda etapa, sus propias empresas. Por lo general, desde entonces, en los concursos se propone el sistema de acarreo por el que estas compañías se quedan con un porcentaje de participación del proyecto (habitualmente no menor al 10%) sin realizar aportes de capital. Un modelo similar al que propuso Enarsa, con malos resultados. Ahora, con Vaca Muerta ávida de inversiones, el esquema molesta a los privados que son los que en definitiva asumen la totalidad del riesgo.
Una señal clara en esta dirección fue cuando la semana pasada YPF decidió no presentarse a la licitación de áreas dispuesta por el gobierno mendocino. El gobierno de Francisco “Paco” Pérez precisamente exigía un porcentaje de participación para su empresa Emesa. “Para nosotros no era conveniente participar bajo el esquema (de asociación) planteado por Mendoza (que contempla inversión, acarreo y bono) y por ello presentamos a la provincia un modelo distinto”, explicó Galuccio, aunque sin entrar en detalles de la propuesta formulada. Algo similar había ocurrido hace dos semanas con Neuquén. La provincia que conduce Jorge Sapag lanzó un concurso para buscar socios para GyP, la compañía provincial, algo que no cayó bien en YPF, que intenta atraer inversores para Vaca Muerta.
Bajo este contexto, proliferó la idea oficial de modificar la ley de hidrocarburos que apunte a restringir la participación de las provincias. No obstante, Galuccio ayer se encargó de aclarar que están “de acuerdo con la ley corta” pero que “el tema del acarreo es otra cosa”.