Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Fútbol para Todos: el macrismo intentará achicar un gasto de $ 5 millones por día

Se acordó continuar con el programa, pero buscarán, al menos, reducir los exorbitantes costos. La llegada de privados y la necesidad de vender los derechos internacionales

El empresario Fernando Marín, responsable del manejo del programa

El empresario Fernando Marín, responsable del manejo del programa

La postura de Mauricio Macri y de su mesa chica sobre el Fútbol para Todos siempre fue clara. Es un gasto. Con el tiempo, y en parte a raíz de la campaña, el ahora Presidente fue moderando su discurso en torno a la que se convirtió en, quizás, la principal herramienta propagandística del kirchnerismo en el último lustro. Pero la concepción inicial no varió en la sustancia y, aun con matices, el Gobierno entiende que las transmisiones de los torneos de fútbol representan un costo que hay que reducir. A través de inversiones privadas y, también, reorganizando un área que desde 2009 generó egresos del Estado por más de $ 9000 millones.
De la reunión que el martes mantuvieron el secretario general de la Presidencia Fernando De Andreis, el responsable del Fútbol para Todos Fernando Marín, y los principales dirigentes de la AFA, quedó como conclusión que en 2016 el presupuesto para el programa rondará los $ 1800 anuales, apenas por debajo de los $ 1894 previstos en la Ley que firmó el kirchnerismo y de los $ 1898 millones que, partidas extra mediante, recibió en 2015.
Desde Casa Rosada advirtieron a los dirigentes que la dispersión en los pagos de otras épocas ya no existirá. Los clubes deberán adecuarse a los fondos que les ingresarán y no habrá reasignaciones fuera de término. Como ejemplo, el año pasado, la partida comenzó siendo de $ 1634 millones y terminó con un incremento del 15%. En los años previos, el desmanejo fue todavía mayor. Aún no se definió como se transferirá el dinero, es decir, si la AFA seguirá recibiéndolo, o si ingresará a los clubes directamente.
Respecto a la forma en que el Gobierno intentará sustentar un gasto de $ 5 millones diarios en el programa, será determinante el aporte de privados. Se terminará con la propaganda política y se comercializará la pauta, negocio que, creen, puede ir creciendo paulatinamente.
Los canales que televisen los partidos deberán pagar por las transmisiones, pero tendrán la posibilidad de negociar su propia publicidad. En el macrismo, como en la AFA, esperan que la llegada de Canal 13 a las transmisiones pueda darle un salto de calidad al rating que, según informes del sector, fue disminuyendo en los últimos años, al punto de que en 2015 sufrió una retracción de 0,7 puntos respecto a 2014. También se estudia que, con el paso del tiempo, la producción pase a depender de cada canal, lo cual achicaría los costos oficiales
Fuentes del sector aseguran que las transmisiones pueden resultar rentables, pero a la vez reconocen que son un negocio mucho más chico del que se cree, y que podrían cubrir, como mucho, la mitad del gasto previsto para 2016. Es por eso que juega un rol clave la renegociación del contrato por los derechos internacionales de los torneos locales. A fin de año, El Cronista supo del interés del magnate Rupert Murdoch para que Sky Television aterrice en el fútbol argentino con una propuesta irresistible de u$s 300 millones anuales. Aun sin llegar a esa cifra sideral, que solucionaría el agujero financiero, algunas ofertas menos onerosas también serían bien recibidas.