Funes de Rioja "La Argentina tiene que pivotear en el G20 para discutir el largo plazo"

Habrá ocho grupos de trabajo temáticos. Se espera la llegada al país de muchos líderes de multinacionales. Las recomendaciones se presentarán en septiembre.

El lanzamiento oficial de la presidencia argentina del G20 la realizó ayer el presidente Mauricio Macri en el Centro Cultural Kirchner, pero el Business 20 (B20), ya arrancó hace un mes. El foro empresarial debatirá políticas sectoriales durante un año y en septiembre de 2018 presentará sus conclusiones al G20 para que sean analizadas y eventualmente incluidas en la declaración final que en noviembre próximo realizarán en Buenos Aires los presidentes y jefes de gobierno del G20.

Daniel Funes de Rioja, a cargo de la coordinación del capítulo local del B20, destacó que "habrá una mirada nacional y regional" sobre la agenda del foro y precisó que Argentina "tiene que pivotear en el G20 para discutir el mediano y largo plazo".

¿El país anfitrión determina o propone temas para la agenda?

Sí, se proponen en el marco de la troika (el país anterior, el que organiza y el posterior), así que hasta ahora veníamos trabajando en la troika con China, Alemania y Argentina y a partir de esta semana serán Alemania, Argentina y Japón.

En el marco de ello decidimos primero organizar ocho grupos de trabajo (Comercio e Inversión, Financiamiento para la Infraestructura, Educación y Empleo, Energía, Economía Digital e Industria 4.0, Alimentación Sostenible, Pequeña empresa y otra de Transparencia e Integridad).

Además, hicimos un foro de líderes nacionales en Rosario, vamos a hacer reuniones en Salta, San Juan y en el Valle (Río Negro o Neuquén) para llega a esas regiones. Con eso cubrimos la geografía, por lo menos, de las grandes regiones de la Argentina. También habrá reuniones en el exterior para facilitar la participación de los empresarios extranjeros.

¿Cuál es la relevancia para el empresario local de tener un evento como éste en el país?

Es una gran oportunidad para la Argentina, pero no sólo para el gobierno nacional sino para los argentinos. Me parece que podemos hacer una cosa seria, sólida, coherente. También es importante tener una agenda bien manejada, con respeto por los tiempos, respeto a los que vienen a discutir y a trabajar y esperemos que las conclusiones reflejen no sólo la visión de los otros sino la visión de nosotros.

Me ha tocado trabajar en educación y empleo, y allí la mitad de los países tienen problemas relativamente similares a los nuestros y los otros lo resolvieron antes. Pero admitamos que en comercio internacional, por ejemplo hay visiones diferentes. Creo en un mundo multilateral pero ésa hoy no es una visión compartida.

O sea que va a haber una mirada argentina sobre los problemas de coyuntura.

No cabe la menor duda. Esto no significa hacer un G20 argentino, significa hacer un G20 en la Argentina donde nuestra mirada nacional y regional tiene que tener su impronta, quedar marcada. Y que como reflejo de ello, que el empresariado argentino entienda cuál es nuestra perspectiva y las posibilidades de llegar al desarrollo sustentable en esta globalidad, en estos cambios tecnológicos, en esta velocidad del comercio.

¿Cómo ven a los empresarios argentinos sus pares de otros países del G20?

Tienen relación con empresarios, no con el empresariado en su conjunto. Lo que pretendemos es que el G20 sea un espacio de vinculación con el empresariado, más allá de esa vinculación con empresarios líderes que tienen normalmente. Queremos, de alguna manera, socializar este fenómeno del B20.

¿Hay confirmación de algunos líderes empresariales del exterior?

Hay un interés muy grande de empresas multinacionales, algunas ya están en Argentina y otras no. Por ejemplo, en el tema financiamiento de infraestructura hay bancos internacionales muy interesados en financiar esta brecha del atraso que tiene la Argentina en infraestructura.

¿Qué cantidad de empresas hay ya confirmadas para el B20?

Ya se han anticipado más de mil empresas, pero la confirmación la vamos a tener en poco tiempo. Hay una base de datos llamemos permanente, que nos pasó Alemania, la sede anterior. Nuestra expectativa es que terminen siendo entre 1200 y 1500 líderes de compañías. No quiero que sea un Davos, porque eso es de elite y acá tiene que estar la elite y también las pequeñas y medianas empresas.

¿Hay expectativas de que aquellas empresas que hoy no están en el país, a partir del G20 conozcan la Argentina y luego se radiquen?

Creo que sí. Hay un fenómeno que es un dato concreto. Cuando alguien viene a la Argentina, lo primero que no puede creer es por qué estamos tan atrasados siendo lo que somos culturalmente, sociológicamente, y desde el punto de vista de los recursos humanos y las construcciones.Por eso este dato visual, de tomar el primer contacto es muy positivo para que vengan más empresas.

Tags relacionados

Más de Economía y Política