Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
U$D
/
MERVAL

Fuerte respaldo de gobernadores al acuerdo con los buitres: de 17, sólo dos lo rechazaron

Pidieron no usar la deuda para gastos corrientes sino para obras. Solamente el santacruceño González y el puntano Rodríguez Saá lo consideraron un "tremendo error"

Quince de los diecisiete mandatarios que expusieron ayer ante el Senado respaldaron el acuerdo que busca el Gobierno con los fondos buitre, mientras que sólo dos lo rechazaron: el vicegobernador de Santa Cruz, Pablo González; y el gobernador de San Luis, Alberto Rodríguez Saá.

Protagonizaron así un paso clave en el camino hacia la sanción definitiva del proyecto oficial, que el Poder Ejecutivo pretende lograr en menos de dos semanas. La discusión en el plenario de las comisiones de Presupuesto y de Economía continuará de todas formas hasta el martes. Hoy será el turno de los representantes industriales, sindicalistas y la CGT.

Con matices y reconociendo algunos puntos débiles del acuerdo, defendieron el entendimiento con los holdouts María Eugenia Vidal (Buenos Aires); Alfredo Cornejo (Mendoza); Hugo Passalacqua (Misiones); Rosana Bertone (Tierra del Fuego); Domingo Peppo (Chaco); Omar Gutiérrez (Neuquén); Sergio Casas (La Rioja); Alberto Weretilneck (Río Negro); Sergio Uñac (San Juan); Gustavo Bordet (Entre Ríos); Lucía Corpacci (Catamarca); Gerardo Morales (Jujuy), Miguel Lifschitz (Santa Fe); Mario Das Neves (Chubut); Juan Schiaretti (Córdoba); Juan Manuel Urtubey (Salta) y Horacio Rodríguez Larreta (Ciudad de Buenos Aires).

El argumento general en el que coincidieron todos ellos fue la necesidad de "cerrar un capítulo" que quedó pendiente luego de los canjes de 2005 y 2010 para poder acceder al crédito internacional a "tasas más bajas" con el fin de "financiar obras de infraestructura". "Hay que apoyar la gobernabilidad", reclamó el riojano Casas. "Hay que darle las herramientas necesarias a quienes ganan para que tengan gobernabilidad. Se podrán discutir los métodos, los modos, pero esa será la tarea del Poder Ejecutivo", enfatizó el mandatario peronista.

Esas y otras expresiones de los gobernadores ayer pueden terminar de inclinar la balanza a favor del oficialismo, que por estas horas contaría con el piso mínimo de votos para convertir en ley el proyecto aun cuando su bloque está en franca minoría en la Cámara alta. El conteo de los votos, sin embargo, es variable; y mantendrá al Ejecutivo en vilo durante los próximos días.

En cambio, los únicos que se manifestaron en contra, el santacruceño González y el puntano Rodríguez Saá, reclamaron "negociar mejor" y pidieron "perfeccionar" el acuerdo. "Esto de endeudarse es un tremendo error", alertó Rodríguez Saá, quien además enfatizó que "la provincia de San Luis nunca se endeudó, y cada obra se ha hecho con el esfuerzo de los puntanos". La senadora que representa a su provincia, Liliana Negre, propuso modificar el proyecto, lo que implicaría que el texto debería volver a ser debatido en Diputados. Algo que el Gobierno intentará evitar.