Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Frío, tarifas y el no brindis qatarí, los chistes de Macri con Peña Nieto

Frío, tarifas y el no brindis qatarí, los chistes de Macri con Peña Nieto

El presidente Mauricio Macri no se olvidó de la puja por el aumento en las tarifas de gas en plena recepción a la comitiva de México. Desde el Museo de la Casa Rosada, antes del almuerzo que le ofreció a su par mexicano, Enrique Peña Nieto, el Presidente habló en código energético.

"Ahora apostamos a que la descongelar la relación entre ambos países. A pesar del frío. Si le hace frío Enrique entienda que estamos cuidando la energía", planteó Macri sonriente.

No es la primera vez que el Presidente aprovecha un acto público para instalar el tema. Hace tres semanas encabezó un acto en Tecnópolis en el que pidió que bajen las estufas, tal como hizo el último fin de semana en la quinta de Olivos, cuando recibió a periodistas.

Antes de terminar el discurso, Macri también apeló al humor, pero esta vez en relación a la visita del emir qatarí Tamin bin Hamad, a quien había recibido el jueves en Olivos. "Después que tanto me repitan que no se puede hacer brindis por la recepción al pueblo de Qatar, ahora veo que sí se puede hacer. Así que propongo hacer un brindis", planteó el Presidente con la copa levantada. Acto seguido todos se pararon, y en su discurso, Peña Nieto retrucó con otro brindis.

Mayoría femenina y una pelota

La mesa que compartieron Macri y Peña Nieto fue una rareza para el mundo de la política. Es que fueron los únicos hombres. Junto a ellos se sentaron las primeras damas: Juliana Awada y Angélica Rivera. La esposa de Macri, atenta a la visita, lució un vestido con los colores de la bandera mexicana.

El resto de las sillas las ocuparon la canciller Susana Malcorra y la vicepresidenta Gabriela Michetti, quienes se trenzaron en un afectuoso abrazo. También allí se sentó al secretaria de Relaciones Exteriores de México, Claudia Ruiz Massieu. 

Antes de empezar a comer, tras el brindis de champagne Baron B, Macri recibió un particular regalo de la comitiva mexicana. Un funcionario extranjero le entrego una pelota formada por imanes, con los colores de México.