Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
U$D
/
MERVAL

Fondos buitre: para Barclays, los avances son positivos para Argentina, pero persiste el riesgo

Fondos buitre: para Barclays, los avances son positivos para Argentina, pero persiste el riesgo

Para el banco de inversión inglés Barclays, la última orden del juez de Nueva York Thomas Griesa en el caso del reclamo de los fondos buitre contra la Argentina es “positiva” para el país, a pesar de los cuál sigue habiendo riesgos.

El análisis enviado por mail por los analistas de Barclays Pilar Tavella y Sebastian Vargas, advierte que “es discutible” hasta qué punto “nivela el campo” la orden de Griesa –que, en resumen, promete levantar el embargo de pago de los bonos del canje bajo ley extranjera si la Argentina pone fin a la Ley Cerrojo- mientra el país siga sin poder acceder mientras tanto a los mercado globales.

Según señala la agencia Bloomberg, la nota apunta que, para cumplir con el pago a los acreedores que antes del 29 de febrero acepten la propuesta –la otra condición del juez neyorquino-, la Argentina debería recurrir a las reservas o emitir deuda en dólares y euros bajo ley local dado que, mientras tanto, sigue latente el riesgo de embargo en los mercados internacionales.

La expectativa es que el Gobierno pague a los acreedores hasta u$s 3100 millones en efectivo como intereses de la deuda que permanece en default. En paralelo, se mantiene la incertidumbre sobre los bonos del canje que permanecen impagos desde julio del 2014 a raíz del embargo dispuesto por Griesa.

"Argentina tendrá que emitir BONAR en dólares y títulos en euros para financiar los acuerdos iniciales (aún desconocidos) con los holdouts que se incorporen (hasta el 29 de febrero) a la propuesta realizada del 5 de febrero y enfrentar las necesidades de financiación en divisas (u$s 7 mil millones) del gobierno federal”, afirma el análisis de Barclays.

Sin embargo, los analistas advierten que el cálculo del valor de los FRANS (unos títulos de tasa flotante que vencieron en 2005) podría elevar “dramáticamente” el reclamo legal y “demorar un acuerdo con los principales acreedores pari passu”.

Por eso apuntan a la probable limitación de la “demanda potencial” de BONAR que resultaría de la mejor ponderación de los índices de referencia en dólares si es que no hay un acuerdo de “formato global” con los principales holdouts.

Y agregan que, “cuanto mayor sea la participación inicial, mayor será la oferta de BONAR que enfrentarán los mercados sin la compra forzada por parte de fondos atados” a esos índices de referencia en dólares.