Fin para la cosecha con pérdidas por u$s 4200 millones

La Bolsa de Cereales de Buenos Aires dio por finalizada ayer la cosecha de soja 2017/18, con una producción de 36 millones de toneladas, un derrumbe de 37,4% interanual que por efecto de la sequía implica una pérdida de u$s 4200 millones de una campaña a la otra.

La producción final de soja quedó, así, como la más baja desde la sequía del ciclo 2008/09 (cuando habían recolectado 32 millones de toneladas). En la campaña, diezmada por la falta de lluvias en el verano y con un final de campaña (en abril en la que dominaron las precipitaciones y el calor) en el que las pérdidas se profundizaron. Los datos surgen del informe de cierre de campaña de soja que la Bolsa de Cereales difundió ayer, al dar por finalizada la totalidad de la cosecha.

De una superficie implantada de 18 millones de hectáreas, la Bolsa porteña reveló que se perdieron 1,2 millón de hectáreas y que el rendimiento nacional fue de 2140 kilos por hectárea, 33% por debajo del ciclo previo (3190 kg/ha)

Con esos datos, el Instituto de Estudios Económicos de la Bolsa de Cereales afirmó que el Producto Bruto de la cadena de la soja de u$s 12.010 millones, 28% o u$s 4200 millones menos en 2018, al que se hubiese alcanzado si se cumplían las expectativas que se tenían al inicio de la siembra (u$s 16.213 millones).

Así, el valor agregado de la cadena de la soja a la economía en su conjunto se retrajo u$s 4200 millones, una baja de 0,6% en el PBI argentino, según las estimaciones de la entidad hasta junio pasado. La pérdida de exportaciones netas, en tanto, asciende a u$s 4800 millones.

En cuanto a la merma en la recaudación fiscal, el trabajo expone una retracción de 23% al pasar de u$s 5902 millones en el pronóstico precampaña a u$s 4515 millones del fin de cosecha.

Tags relacionados

Más de Economía y Política