Fernández responsabilizó al FMI y al Gobierno por la crisis económica

Es la segunda vez que Alberto Fernández se encuentra con representantes del FMI en los últimos dos meses. Desde el FMI no tienen previstas reuniones con otros opositores

Fue una de las reuniones más esperadas luego del 11 de agosto: ayer por la tarde, el candidatos de Frente de Todos, Alberto Fernandez, se encontró con el director para el Departamento Occidental del Fondo Monetario Internacional, Alejandro Werner, y con el líder de la misión para la Argentina, Roberto Cardarelli.

Fue la segunda vez que Fernández se vio tanto con Werner como con Cardarelli del FMI en dos meses, esta vez acompañado por sus asesores Guillermo Nielsen, Cecilia Todesca y Santiago Cafiero. Estuvo también el representante para la Argentina, el jamaiquino Trevor Alleyne.

Si bien el FMI había anunciado que se iba a reunir con los "asesores económicos de los principales candidatos presidenciales para intercambiar puntos de vista", en sí por ahora sólo pautó la reunión con el del Frente de Todos, según pudo reconstruir El Cronista.

En un encuentro que duró una hora y que se hizo en oficinas de la Universidad Metropolitana, en la calle Sarmiento al 2000, desde el Frente de Todos mostraron su desconformidad con la política económica actual, marcaron la salida de dólares de las reservas de las últimas semanas, que la inflación "se disparó al 53,9%, que la economía cayó 1,7%, la deuda pública subió 29 puntos porcentuales del PBI, el desempleo aumentó al 10,1%, la pobreza creció a más del 32%".

"Todo empeoró desde la celebración de aquel acuerdo", resaltaron tras la reunión en un comunicado, en el que responsabilizaron al Gobierno de Mauricio Macri y al FMI de "poner fin y revertir la catástrofe social que hoy atraviesa a una porción cada vez mayor de la sociedad argentina. Para ello deberían arbitrar todos y cada uno de los medios y las políticas necesarias".

De hecho, dos meses atrás, el propio Fernández había dicho a los representantes del FMI que el endeudamiento y su repago siempre debían "guardar una lógica correlación con el crecimiento fruto de la producción y el empleo. Ese es, sin dudas, nuestro principal objetivo. Buscamos estabilizar la economía para poder crecer como condición necesaria para pagar nuestras deudas", aunque buscó dejar en claro que la deuda se iba a pagar.

"Nuestra disposición a seguir conversando en pos de reformular los acuerdos vigentes para poner fin a la crisis económica que estamos viviendo y encontrar un camino adecuado para lograr los objetivos antes mencionados", había manifestado.

De hecho, lo que está en juego tras las elecciones PASO es cómo avanzar con un programa vigente, con un Gobierno que está más cerca de irse pero que fue el que recibió el 80% del préstamo, y uno que va a comenzar a tomar la posta el 10 de diciembre, al que se le imponen metas elevadas desde lo fiscal, con poco incentivo a cumplirlas cuando los desembolsos previstos son de menos de u$s 1000 millones por trimestre.

En el Frente de Todos señalaron ayer que "a la fecha, los desembolsos totales efectuados por el FMI suman u$s 44.500 millones aproximadamente y representan casi el 80% del préstamo total. De acuerdo con las cifras oficiales disponibles, (...) total la salida neta de dólares supera los u$s 36.600 millones, lo que representa más del 80% de los desembolsos recibidos hasta la fecha".

Los voceros del FMI dijeron ayer, en un escueto comunicado, que mantuvieron con Fernández y sus asesores económicos "un intercambio productivo de opiniones", y que por la mañana habían analizado con Hernán Lacunza y equipo "el balance de los acontecimientos recientes".

Tags relacionados