U$D

MARTES 26/03/2019

Faurie designó a un nuevo vicecanciller tras la polémica salida de Raimondi

Se trata de Gustavo Zlauvinen, diplomático de carrera. En su CV se destaca el trabajo en organismos vinculados a la energía atómica y el desarme nuclear. Su antecesor se fue entre gritos y disputas con Faurie.

Faurie designó a un nuevo vicecanciller tras la polémica salida de Raimondi

El canciller Jorge Faurie designó hoy al embajador Gustavo Zlauvinen como nuevo Secretario de Relaciones Exteriores de la República Argentina, su número dos en la cartera, tras la salida de Daniel Raimondi.

Zlauvinen, diplomático de carrera y que hasta el presente se desempeñaba como Subsecretario de Política Exterior de la Cancillería. Como adelantó El Cronista días atrás estaba en la lista de nombres que se barajaban para reemplazar al ex vicecanciller.

El flamante número dos en el Palacio San Martín es licenciado en Relaciones Internacionales y se graduó en el Instituto del Servicio Exterior de la Nación en 1989.

El nuevo vicecanciller cuenta con “una vasta experiencia que lo llevó a ocupar diversos cargos y funciones dentro del Servicio Exterior”, informó el Ministerio de Relaciones Exteriores.

Mirá también

El 15 de abril arrancan las subastas diarias de los u$s 9600 millones del FMI

El Directorio Ejecutivo del organismo, liderado por Christine Lagarde, se reunirá el viernes 5 de abril para decidir aprobar la tercera revisión. El Tesoro comenzará a subastar las divisas de a u$s 60 millones en la segunda semana. Tras el desembolso de u$s10.870 millones, la Argentina habrá recibido 70% del préstamo

A lo largo de su carrera Zlauvinen se ha desempeñado en organismos y misiones vinculadas a la energía atómica y el desarme nuclear.

Fue Director de Organismos Internacionales del Ministerio de Relaciones Exteriores y Culto de la República Argentina (2014-2016); Director y Secretario Ejecutivo de la Autoridad Nacional para la Convención contra las Armas Químicas (ANCAQ) Buenos Aires (2010-2014); y representante Permanente del Director General del Organismo Internacional de Energía Atómica (OIEA) ante las Naciones Unidas, en Nueva York (2001-2009).

Ademas, prestó funciones en el Gabinete del Secretario de Estado de Relaciones Exteriores de la Cancillería Argentina. Buenos Aires (1999-2001); se desempeñó como Jefe de Gabinete del Presidente Ejecutivo de la Comisión Especial de la ONU para el Desarme de Irak (UNSCOM) en  Nueva York (1995–1999); actuó en la Misión Permanente Argentina ante los Organismos Internacionales en Viena (1991–1995) y trabajó en la Dirección General de Asuntos Nucleares y Desarme, de la Cancillería Argentina (1989-1991).

En el currículum compartido por la Cancillería destaca que presidió el Grupo de Trabajo sobre Prevención de Terrorismo con Armas de Destrucción Masiva, la Comisión de las Naciones Unidas para la Lucha Contra el Terrorismo (Nueva York; 2005-2009).

Fue el Relator de la Comisión negociadora de la Convención sobre Responsabilidad Civil por Daños Nucleares (Viena; 1995-1999), coordinó el Grupo de Países de América Latina y el Caribe (GRULAC) ante el OIEA en Viena (1993-1994) y dirigió el área de de Asuntos Internacionales de la Comisión Nacional de Investigaciones Espaciales (CNIE; 1989-1991).

Una salida a la fuerza

“El canciller Jorge Faurie agradece al embajador Daniel Raimondi su dedicación al frente de la Secretaría de Relaciones Exteriores, tarea que desarrolló con gran profesionalismo en su rol de Vicecanciller de nuestro país desde junio de 2017”, expresó el funcionario nacional.

La salida de Raimondi se conoció el lunes pasado, luego de que Faurie le pidiera la renuncia. El ex vicecanciller podría pasar a ocupar alguna representación diplomática de la Argentina en el exterior, pero aún no se definió.

El Cronista publicó días atrás que en las últimas semanas había aumentado el disenso entre el Faurie y Raimondi, y que incluso hubo gritos en el despacho ministerial.

"La semana pasada se pelearon y Raimondi se tomó unos días de licencia, y se pensaba que ya no volvería. Volvió y sucedió otra pelea. Raimondi nunca estuvo a gusto en el cargo ni tomaba decisiones inconsultas", graficó un conocedor del escenario, que pidió el anonimato.