Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
DÓLAR
/
MERVAL

Falta manteca, pero el Gobierno asegura que lo peor de la crisis láctea ya pasó

Expuso que faltantes son por fuerte caída de la producción. Las pymes lácteas dicen que hay que esperar un mes para normalizar. Tamberos regalan leche hoy por crisis terminal

Las inundaciones en el Litoral contribuyeron a una mayor caída en la producción láctea de lo habitual

Las inundaciones en el Litoral contribuyeron a una mayor caída en la producción láctea de lo habitual

En medio de la severa crisis que atraviesa el sector tambero argentino, y tras la polémica generada por los faltantes de manteca en supermercados del área metropolitana de Buenos Aires, el subsecretario de Lechería, Alejandro Sammartino, intentó llevar calma ayer al afirmar que "lo peor ya pasó" y que el abastecimiento del producto se normalizará en los próximos días.

Pero, las pymes lácteas fueron más prudentes y, tras remarcar que recién hacia septiembre se normalizaría el abastecimiento de ese subproducto, advirtieron que hará falta al menos un año para que la actividad pueda recuperarse de lo que fue la estocada final para ese sector productivo: las inundaciones de abril último.

Tras ese temporal de más de 20 días, la producción de leche cayó hasta 30% en las principales cuencas productivas del país, en especial Santa Fe y Córdoba. Eso se sumó a la caída estacional en la producción de leche que se da en los meses de invierno y a problemas económicos y financieros que arrastran desde hace años los tamberos, con precios "planchados" en torno a $ 3, fuerte baja en los valores internacionales, y costos que crecieron a la par de la inflación.

Sammartino expuso ayer en declaraciones radiales que la baja estacional en la producción de leche y las inundaciones hicieron que se tuvieran menos litros disponibles. En ese sentido, se había pronunciado el ministro de Agroindustria, Ricardo Buryaile, quien el lunes sostuvo que los faltantes de manteca se debían a que las lácteas priorizaron con los litros disponibles, la producción de quesos, en especial los frescos, que les dejan mayor rentabilidad. Y admitió que el Gobierno no se puede meter en esa decisión empresaria.

"Está subiendo la producción, entre 5% y 7% mensual, por lo que entendemos que la semana próxima se va a retomar un abastecimiento normal de manteca", indicó Sammartino. El funcionario añadió que la falta de manteca en la góndola tiene "un efecto simbólico" dado que el consumo no es importante, ronda los cinco kilogramos por habitante al año, y dijo que lo "más preocupante sería que faltara leche, la que estuvo asegurada siempre".

Desde la Asociación de Pequeñas y Medianas Empresas Lácteas (Apymel), el titular de la entidad, Pablo Villano, coincidió con el diagnóstico oficial, mientras el gerente del mismo ente, Rubén Bonafina, calculó que aun resta pasar agosto para ver normalizado el abastecimiento.

Para hoy está convocada una asamblea de productores tamberos en la localidad santafesina de Rafaela, donde los lecheros regalarán unos 2000 litros de leche, de usinas lácteas de la región, para denunciar la crisis sectorial y reclamar que el Gobierno medidas urgentes para evitar el quebranto general.

La protesta está encabezada por productores santafesinos, a quienes se sumó la cámara de tamberos cordobesa y habrá representantes de las entidades gremiales.
Mientras el Gobierno intenta con la mesa sectorial avanzar en mecanismos para mejorar el pago a los productores y llevar la diferencia entre valor en tranquera y en góndolas a niveles "aceptables", el diputado Juan Casañas, presentó un proyecto de ley para declarar la emergencia económica y financiera por un año para la lechería.

"Aunque cueste creerlo, en un país con tradición ganadera, nos encontramos sumidos en una crisis de los productores tamberos, que no solamente cobran miseria por su leche, sino que además padecen las consecuencias de inclemencias climáticas que los castigaron duramente. En esta situación casi terminal, necesitamos tener herramientas para atender con acciones inmediatas y efectivas, por eso proponemos declarar la emergencia por 365 días para el sector", indicó el vicepresidente de la Comisión de Agricultura de la Cámara baja.