FMI: a días del arribo de la misión, Georgieva aclara que no presta dinero "con los ojos vendados"

La titular del organismo reconoció que las circunstancias extraordinarias requirieron una acción extraordinaria a nivel global, pero avisó que prestarán atención en qué se gastarán los desembolsos en cada caso. El martes llega la delegación a la Argentina.

La directora del Fondo Monetario Internacional (FMI), Kristalina Georgieva, reconoció que el contexto extraordinario de la pandemia del coronavirus obligó al organismo a ofrecer asistencia rápidamente, pero aclaró que no por eso se realizan los desembolsos "con los ojos vendados", sin prestar atención en qué se gasta el dinero.

Las declaraciones de la funcionaria son posteriores a la confirmación del arribo de la misión del Fondo a la Argentina a analizar la agenda económica del Gobierno y sus últimas medidas que se producirá el martes, como uno de los pasos iniciales para la negociación por un nuevo programa.

"En tiempos de crisis, cuando proporcionamos financiamiento de emergencia tenemos que actuar realmente rápido. Eso no significa que estemos haciendo esto con los ojos vendados y sin prestar atención a cómo se gasta el dinero. En todos y cada uno de los casos, analizamos la sostenibilidad de la deuda. Algunos países son programas de fondos tradicionales. Ahora vamos a tener a Argentina", señaló Georgieva en una entrevista con la agencia Bloomberg.

Y agregó: "El fondo evalúa la salud de las instituciones en todos y cada uno de los países. Y hay algunos países a los que no hemos podido proporcionar financiación de emergencia porque no han cumplido con nuestras salvaguardas. Así que eso es todo, no lo hemos hecho."

En nombre del organismo vendrán la directora ejecutiva del Hemisferio Occidental, Julie Kozack, y el jefe de misión de Argentina, Luis Cubeddu. En principio, el arribo es para obtener un "mayor entendimiento" de la agenda económica, las prioridades y las últimas medidas del Gobierno, en especial por las cifras del proyecto de ley del Presupuesto y el endurecimiento del cepo cambiario.

Argentina busca refinanciar los desembolsos que recibió entre 2018 y 2019 por parte del FMI que alcanzan los u$s 44.000 millones, que exigen abultados pagos entre 2022 y 2024.

A más de un mes del arreglo con los bonistas de la deuda externa, el organismo aparece como el gran acreedor de deuda externa del país, de ahí la necesidad del Gobierno de lograr un nuevo programa, teniendo en cuenta que no se puede negociar quita alguna.

En el proyecto de ley de Presupuesto 2021 que el Ejecutivo ingresó al Congreso se asume que los pagos de capital de la deuda al FMI que corresponden el año que viene, por u$s 3735 millones, se postergarán hasta después de 2023. En tanto, los pagos de intereses en 2021 se fondearían con desembolsos de otros organismos internacionales y bilaterales.

"En todos y cada uno de los casos, analizamos la sostenibilidad de la deuda. Rechazamos proporcionar financiamiento de emergencia en los casos en que la deuda no es sostenible y el país no puede llevarla a la sostenibilidad", concluyó Georgieva.

Tags relacionados

Compartí tus comentarios