Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Extendieron por cuarta vez en un año el plazo para liquidar divisas

La medida, pedida por el agro y la industria, se concretó el viernes para "fomentar la competitividad" y el financiamiento de las empresas, según la resolución oficial

El Gobierno oficializó el viernes la extensión a 10 años del plazo para liquidar divisas por exportaciones, en un guiño a los sectores industriales y agropecuarios, con el objetivo de "fortalecer la competitividad" y "mejorar la capacidad de financiamiento".

Pero lo cierto es que la Resolución 47/2017, que concentra a los exportadores comprendidos en las posiciones arancelarias de la Nomenclatura Común del Mercosur (NCM) y fija un período máximo 3650 días corridos para ingresar los dólares al sistema financiero local, buscará oxigenar la competitividad por el tipo de cambio. A partir de marzo comenzarán a llegar al sistema las divisas por la liquidación de la cosecha agropecuaria y, sumado al alto stock de divisas provenientes del blanqueo, presionarán a la baja a la cotización del dólar.

La Secretaría de Comercio -que conduce Miguel Braun y depende del Ministerio de Producción-, concretó la cuarta modificación de este plazo en un año, ya que el 6 abril de 2016 lo extendió de 30 a 180 días, el 5 de mayo a 365 (un año) y el 29 de agosto a 1825 (cinco años).

La resolución se dictó, según el texto, "a los fines de ampliar y mejorar la capacidad de financiamiento de los exportadores, en particular en aquellos proyectos de inversión de largo plazo". Este cambio "permitirá también fortalecer la competitividad de las exportaciones argentinas e incrementar la posibilidad de ganar nuevos clientes y mercados mediante la facilitación del financiamiento de las empresas de nuestro país a sus compradores del exterior".

"Es una herramienta para que las empresas exportadoras tiendan a competir en mejores condiciones, ya que podrán ofrecerles a sus clientes la posibilidad de financiar la compra a más largo plazo, como sucede en el resto del mundo", destacó Braun.

La competitividad, precisamente, fue el eje sobre el que se movió y basó su comunicación el ministro de Producción, Francisco Cabrera, en el Foro Económico Mundial de Davos, Suiza. Allí, señaló: "Trabajamos para que los productos argentinos sean cada vez más competitivos y puedan ganar el mundo". "Hasta ahora nos hemos estado defendiendo", afirmó.

El industrial Daniel Funes de Rioja ponderó la medida. "Facilita el comercio exterior y notamos que el Gobierno nos da un alto grado de participación", aseguró. Pese a que aún no sabe cuál es el grado real de importancia de extender de 5 a 10 años el plazo para liquidar divisas por exportaciones, ya que la gran ampliación se había permitido durante el año pasado, el dirigente de la UIA y presidente de la Coordinadora de las Industrias de Productos Alimenticios (Copal) consignó cuál era la situación anterior. "Era un ahogo tener que liquidar los dólares en 30 días, desalentaba la actividad porque había que vender las divisas incluso antes de cobrar", graficó.

Para Funes de Rioja, ahora, quedan hacer las reformas de "segunda generación": cambios en la política fiscal, bajar los costos laborales no salariales -incluye ley de ART- y los costos logísticos.