Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Expertos volvieron a cuestionar la reforma electoral en el Senado

La iniciativa, que ya fue aprobada en Diputados, fue criticada por los especialistas convocados al Senado. El oficialismo está en alerta, pues el texto sufriría cambios

‘Pino’ Solanas, Servini de Cubría y Rodríguez Saá

‘Pino’ Solanas, Servini de Cubría y Rodríguez Saá

El proyecto de reforma electoral que fue aprobado por Diputados y ahora está en análisis en el Senado, volvió a recibir críticas ayer en el Congreso, en el marco de las comisiones de Asuntos Constitucionales, Justicia, Presupuesto y Banca de la Mujer de la Cámara alta. Los especialistas en el tema advirtieron sobre problemas operativos con la implementación de la boleta electrónica, su vulnerabilidad, la "privatización" de la elección y por la inexistencia de un curso de acción alternativo si el sistema falla el día de los comicios.


Atento a que, según todo indica, la iniciativa recibiría modificaciones en el Senado y volvería a la Cámara baja; el presidente Mauricio Macri se reunió ayer mismo en la Rosada con el senador por Salta, Juan Carlos Romero, para intentar sumar un respaldo más al proyecto oficial. Sin embargo, al interbloque Cambiemos le faltan aún varios votos más para lograr sancionar la ley.


Entre las voces favorables al proyecto se contaron las del presidente de la Cámara Nacional Electoral, Alberto Dalla Vía, y su vice, Santiago Corcuera. Dalla Vía consideró que "el sistema de boletas de papel dio lo que tenía para dar y arrastra inconvenientes" y celebró el debate "en la medida que no desnaturalice el proceso electoral". Sin embargo, en referencia a la adquisición de las máquinas en las que se realizaría la votación, marcó: "No estamos de acuerdo con una privatización del sistema electoral". Coincidió con él en ese punto el senador Adolfo Rodríguez Saá.


Corcuera insistió en que "son muy discutibles las bondades del sistema que hoy se usa"; aunque admitió –ante una consulta de la senadora Anabel Fernández Sagasti– que la Cámara está evaluando la conectividad en los lugares de votación"y los resultados por ahora no son favorables".


A su turno, la jueza federal con competencia electoral, María Servini, alertó por dificultades operativas como tener que "enseñar de golpe a toda la población" el nuevo sistema, dado que el proyecto no contempla la implementación gradual. "Habrá que ver en qué situación está cada escuela: ver planos, instalar enchufes y demás. Desde ya les digo a los apoderados de todos los partidos que vayan acompañados de un buen técnico en seguridad informática", señaló. El fiscal electoral Jorge Di Lello coincidió "plenamente" con ella.


El ex titular de la Dirección Nacional Electoral, Alejandro Tullio, advirtió a su turno que el proyecto no incluye un plan de contingencia si las máquinas fallan. Daniel Penazzi, especialista en criptografía, coincidió. "Tiene que existir un plan B que no dependa de la boleta electrónica", avisó.


Para la titular de la Asociación Argentina de Derecho Constitucional, Delia Ferreira Rubio, "el voto electrónico puede evitar algunas irregularidades, pero eso mismo se logra más barato con la boleta única de papel".