Ex Deutsche Bank en un recambio en el Ministerio de Energía

El subsecretario de Coordinación Administrativa del Ministerio de Energía, Sebastián Scheimberg, renunció este fin de semana y sería reemplazado por Marcelo Blanco, titular de Nación Fideicomisos y ex presidente del Deutsche Bank.

Algunas versiones indicaban que la razón del alejamiento fueron fuertes desacuerdos con el ministro Juan José Aranguren. Pero Scheimberg expresó en su carta de despedida su voluntad de tener una "transición ordenada" con su sucesor. "He tenido el privilegio de formar parte de este equipo (...) y considero que es tiempo de encarar otra tarea, a los efectos de agilizar la gestión administrativa. Le solicito que acepte mi renuncia y, al mismo tiempo, mi completa predisposición para acompañarlo a usted y al Presidente donde mis servicios puedan ser de utilidad para el Gobierno, con el que estoy profundamente comprometido", escribió Scheimberg a Aranguren.

Blanco es un hombre cercano al ministro de Finanzas, Luis Caputo. Desde Energía, también trascendió que en los próximos días podría ser definido quién será el nuevo secretario de Recursos Hidrocarburíferos, un cargo vacante desde abril, cuando renunció el ex Pan American Energy (PAE) José Luis Sureda. Si bien el actual interventor del Ente Nacional Regulador del Gas (Enargas), David Tezanos, tenía todas las fichas para ser el reemplazante, su designación se desinfló, aparentemente por "motivos políticos" que excedían a la cartera que conduce el ex CEO de Shell.

Donde también habría novedades en las próximas semanas es en el mismo Enargas y el Ente Nacional Regulador de la Electricidad (Enre), ya que la mesa de los ex secretarios de Energía ya está evaluando los antecedentes de los casi 30 profesionales que se presentaron en un concurso abierto para acceder al puesto de presidente de esos organismos.

Fue el segundo concurso para elegir titular del Enargas, ya que el anterior designado, Marcelo Figueroa, rechazó antes de asumir el cargo para el que había sido seleccionado.

De esta manera, tanto el Enre como el Enargas podrán salir de la intervención estatal.