Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
U$D
/
MERVAL

Etchegoyen: "Vamos a trabajar en la baja de los costos"

El funcionario dijo que la evolución del dólar es una variable más que debe estar equilibrada con el resto, que no debe buscarse competitividad sólo por esa vía

Etchegoyen:

Tiene a su cargo una de las áreas a las que todavía le está costando arrancar. La contracción del mercado interno y la recesión en Brasil le juegan a la actividad manufacturera una mala pasada desde hace casi dos años. Aún en este contexto, y con algunos números que recién en marzo empezaron a mostrar algún quiebre de tendencia, el secretario de Industria, Martín Etchegoyen, es moderadamente optimista. Luego de presentar en conferencia de prensa el proyecto de ley de Compre Nacional, que enviarán esta semana al Congreso, el funcionario recibió a El Cronista y habló de todo: las perspectivas para este año, el empleo, los acuerdos productivos que se vienen y el tipo de cambio.

-¿En qué consiste la nueva Ley de Compre Nacional que impulsan?

-Trabajamos con la Cepal, las cámaras empresarias y la CGT para promover el desarrollo de capacidades de producción locales a través de dos instrumentos: uno es el Offset, un mecanismo que le exige a los proveedores extranjeros que cuando una oferta supera los u$s 5 millones tienen la obligación de hacer un acuerdo de cooperación productiva con un proveedor local. Que puede ser comprar localmente una parte de lo que ofrece o establecer un mecanismo de producción conjunta en la Argentina o de transferencia tecnológica. El otro punto importante de la ley es el margen de preferencia. Cuando se ofrecen bienes locales, esos bienes pasan a tener preferencia de precio respecto del bien no local de 8% para las grandes y de 12% para las pymes, cuando hoy era del 5% y del 8%, respectivamente. Hemos analizado la experiencia internacional en este tema. Además, se complementa con el Programa de Desarrollo de Proveedores, que manejamos desde el Ministerio de Producción y que apoya a proveedores para mejorar sus capacidades.

-¿Cuánto representan del PBI las compras públicas?

-El 5% del PBI, cuando en países de la OCDE representan el 13% en promedio. Pero según nuestro cálculos, nada más que con las obras de infraestructura previstas para los próximos 8 años (u$s 200.000 millones), si alcanzáramos el 40% de producción de bienes locales, implicarían unos u$s 80.000 millones y permitiría generar 70.000 puestos de trabajo.

-¿Cómo ve la situación de la industria?

-La veo mejor. Creo que no sólo se detuvo el proceso de caída del sector industrial, sino que ya se puede ver recuperación. El dato de marzo de la UIA da un crecimiento de 0,4%. Es un buen indicador de cambio de tendencia. Ya son más los sectores en los cuáles se empieza a observar recuperación. Estamos confiados.

-¿En qué sectores?

-Todo lo que tiene que ver con la construcción, muy motorizada por la obra pública. Pero también se empieza a notar crecimiento de la obra privada. También todo lo que tenga que ver con el sector agropecuario. La cámara acero también mencionó que se empieza a notar recuperación en línea blanca. Y la UIA habló de mejoras en edición e impresión y alimentos. No quiero cantar victoria, pero esperamos que esta tendencia se mantenga en los próximos meses.

-¿Qué proyección tiene para el año?

-No tengo una estimación precisa. Pero si este año logramos que la industria crezca 2% o 2,5%, sería buenísimo. Este número es en base a un escenario de recuperación moderada de Brasil, no de estancamiento o caída de Brasil. Si Brasil crece 1% o 2%, es factible que la Argentina crezca 2%.

-¿Qué está pasando con el empleo industrial?

-En marzo, registró un aumento de 5000 puestos de trabajo, en rubros de la alimentación y algunos vinculados con el sector metalmecánico. De todas formas, aún estamos 30.000 puestos abajo si se lo compara con marzo del año pasado.

-¿Se vienen otros acuerdos para bajar los precios de los insumos de la construcción?

-Sí, estamos ya trabajando con el sector del acero. Empezamos las reuniones. Todavía no hemos terminado las negociaciones. pero en 30 días esperamos poder tener algunas definiciones al respecto. Pero la idea es lograr, como con el aluminio, que los productos de acero lleguen a un menor precio al sector de la construcción.

-Ya bajaron los aranceles a la importación de autos eléctricos e híbridos, ¿qué otras medidas están evaluando en el marco del acuerdo automotriz?

-También mejoramos los reintegros a la exportación. Por otro lado, estamos siguiendo de cerca los planes de inversión de las empresas. Además, estamos viajando a Japón esta semana para mantener encuentros con autopartistas japoneses y argentinos y ver la posibilidad no sólo de que se instalen en la Argentina, sino de que transfieran tecnología. Por otro lado, avanzamos con apertura de nuevos mercados; hace un mes firmamos el convenio con Colombia.

-¿Y las rebajas de impuestos que espera la industria?

-Los cambios impositivos se enmarcan en una reforma integral. En lo que sí vamos a trabajar es en los costos que se asocian a la salida de fábrica de un auto: patentamiento, flete y gastos de inscripción, que en algunos casos representan entre 7 y 10% del valor del vehículo. Nuestra idea es sumar a las provincias en este acuerdo. Córdoba ya firmó y Santa Fe se estaría incorporando.

-¿Con qué otros sectores buscan acuerdos productivos?

-Con el de motos seguramente vamos a firmar en junio. Ahí básicamente estamos apuntando a un diferencial arancelario para promover el ensamblado local. La idea es bajar el arancel para la importación de partes de 20% a 10%. Es un sector que viene muy bien; este año puede crecer 30% la venta de motos. Luego queremos trabajar con el sector de madera y muebles.

-¿Los dejó algo más tranquilos la decisión del BCRA de fijarle un piso al dólar con el anuncio de mayores compras?

-Para el sector de los transables, es una medida que el sector requería porque el tipo de cambio es una variable. No es la única, pero que el tipo de cambio deje de caer para este sector no es malo.

-¿El tipo de cambio actual es competitivo?

-El tipo de cambio es una variable más que tiene que ser equilibrada con el resto de las variables. Medir la competitividad de la Argentina sólo por el tipo de cambio es un error. La tasa de interés, la inflación, es un difícil equilibrio que se va a ir llevando. La lucha contra la inflación, que el Gobierno tiene que dar, implica que estas variables se tengan que ir equilibrando en el tiempo. Y el BCRA y la Argentina tienen que tener claro que todas las variables tienen que ir de la mano. Es tan importante como el tipo de cambio seguir trabajando con el resto y estos acuerdos productivos que estamos firmando apuntan a eso, a mejorar la competitividad.