Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
DÓLAR
/
MERVAL

"Este paro no ayuda en nada", reclamó Vidal a los docentes

En la apertura legislativa, la gobernadora destacó que los maestros "merecen un mejor salario" pero apuntó fuerte contra los líderes sindicales

Con una paritaria trabada y un paro nacional convocado, María Eugenia Vidal dedicó un extenso fragmento de su discurso ante la Asamblea Legislativa a los docentes. La gobernadora bonaerense, les pidió debatir los salarios, los cuales admitió que deberían ser más altos, "pero con los chicos en las aulas" y con "la intencionalidad política afuera".

Al abrir el 145 período de sesiones ordinarias, su segunda exposición desde que es gobernadora, Vidal les dedicó una de cal y otra de arena a los docentes, en plena puja salarial con una nueva reunión que se podría fijar para mañana, el último día hábil antes del paro convocado para el lunes. "Reconozco y valoro la tarea que cada maestro hace en las aulas bonaerenses. Sin ustedes sería imposible", los halagó. Y continuó: "Independientemente de la discusión que estamos llevando adelante con los gremios, yo sé lo que esperan de mí. Merecen un mejor salario y esperan que yo se los pueda dar".

Pero luego de la zanahoria, llegó el garrote: "Declararon un paro cuando todavía faltaban 10 días para el comienzo de clases.

Fue una decisión arbitraria", se quejó la mandataria.

"Este paro no ayuda en nada. El pasado ya nos demostró que los paros no nos llevan a un lugar mejor. Ni en el salario de los docentes ni en la educación de los alumnos", reprochó, antes de recordar que en la última década hubo 110 días de paro de paro en la provincia.

Y hubo un mensaje final a los líderes sindicales pero sin nombrarlos, como ocurrió en el Congreso con la alocución de Mauricio Macri, que derivó en un Roberto Baradel yendo a Comodoro Py: "Entre ustedes, los dirigentes gremiales, hay personas honestas. Por eso les pido que discutamos salarios y no sean funcionales a los que responden a sus propios intereses políticos", pidió Vidal.

De unas 15 páginas, el discurso de Vidal incluyó alguna que otra autocrítica, con una tonalidad de campaña: resaltó que los bonaerenses "tuvieron un año difícil y todavía no vieron los resultados que esperamos", pero les pidió que "persistan y me acompañen con su voto" en las elecciones legislativas de este año.

El anuncio más fuerte se lo guardó casi para el final: la gobernadora anunció que convocará a un "diálogo social" a las distintas fuerzas políticas, a la Justicia, al Poder Legislativo y a los intendentes, para "fijar acuerdos" y combatir el delito en la provincia. "Vamos a tener muchas horas y semanas para trabajar juntos, en las que sentados en una mesa tenemos que consensuar proyectos que podamos aplicar. Y este no va a ser sólo un debate entre políticos y miembros de la justicia. Vamos a sumar a las iglesias, a las organizaciones sociales y vecinales, para que la conversación sea amplia y verdadera. Es momento de escucharnos, de que cada uno sume su idea y la debatamos", señaló.

En el mismo apartado de seguridad, al que reconoció como la principal preocupación de los bonaerenses, Vidal destacó el trabajo de "los buenos policías que ofrecen su vida para cuidarnos", pero acusó que "todavía hay sectores que son parte de un sistema de corrupción y hay que separarlos". Al respecto, precisó que ya fueron apartados más de 3700 miembros de la fuerza y hay 311 detenidos, a partir de una serie de investiga ciones, pero aclaró que "no se trata de una purga" sino de una "decisión política de transformar un sistema que era corrupto, cueste lo que cueste y lleve el tiempo que lleve".