Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Estaciones de GNC piden a Aranguren una solución para la crisis del sector

Estaciones de GNC piden a Aranguren una solución para la crisis del sector

La crisis que atraviesa el negocio del GNC tras un escenario negativo causado por medidas oficiales y cambios impositivos será motivo de conversación entre la principal cámara empresarial del sector de estaciones de servicio y el ministro de Energía y Minería, Juan José Aranguren.

La cita es hoy por la mañana en las oficinas del funcionario sobre Avenida Paseo Colón 181, hasta donde concurrirán los representantes de la Confederación de Entidades del Comercio de Hidrocarburos y Afines de la República Argentina (Cecha), preocupados por el posible cierre de un tercio de las estaciones de GNC que operan en el país.

Según Carlos Gold, presidente de la entidad empresarial, el objetivo del encuentro con Aranguren será el de mostrarle un estudio realizado por Cecha sobre el impacto que tuvo en el sector el nuevo tratamiento impositivo impulsado por el Gobierno al actualizar el costo del gas en boca de pozo y unificar bajo un mismo esquema tributario el transporte y distribución. Los cambios impulsaron una fuerte suba del GNC que en noviembre del año pasado, costaba cerca de $ 7 por metro cúbico mientras que ahora no se consigue por menos de $ 12, cuando el litro de nafta súper está cerca de los $ 20 pesos.

Según los empresarios, con estos valores se redujo la brecha histórica entre la nafta y el GNC y la gente ahora piensa mucho más a la hora de reconvertir su auto, al considerar que ya no es tan rentable como antes. A esto hay que sumarle el costo de instalar un equipo de GNC que ronda entre los $ 15.000 y los $ 21.000, dependiendo de si se trata de tercera generación o de última generación. Además, una vez colocado, se deben pagar $ 400 por año para obtener la oblea que certifica el buen estado de mantenimiento del equipo.

"La carga impositiva y el costo de las tarifas hicieron encarecer el costo del combustible, lo cual frenó las conversiones y el consumo de GNC", agregó Gold. Según un estudio de Cecha, en junio pasado las ventas cayeron 13,6%, mientras que las conversiones se desplomaron un 46,8% con relación a igual período del año pasado.

"El cuadro tarifario repercutió de manera negativa en el sector, lo mismo que la unificación del impuesto a las transferencias que ahora se debe pagar por el transporte y la distribución, y es por eso que queremos explicarle al ministro Aranguren el complicado escenario que sufren las estaciones de GNC para intentar buscar soluciones al problema", aseguró el titular de Cecha.

Agregó que con el esquema actual corren riesgo de desaparecer las estaciones de servicio que despachan 90.000 metros cúbicos mensuales de GNC que estimó son el 33% del parque total. De todos modos, se manifestó "confiado" en encontrar una solución tras la charla con Aranguren.