Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
U$D
/
MERVAL

Esta vez con Macri, el soterramiento del ferrocarril Sarmiento volvió a ser anunciado

El objetivo es realizar un túnel en la localidad de Haedo. La obra, en la que participará la empresa italiana Ghella, fue anunciada junto con el primer ministro del mismo país, Matteo Renzi. 

Esta vez con Macri, el soterramiento del ferrocarril Sarmiento volvió a ser anunciado

El presidente Mauricio Macri anunció la reactivación de obras de soterramiento del tren de la Línea Sarmiento, en la localidad de Haedo, en compañía del primer ministro italiano, Matteo Renzi.

Según la comunicación oficial, el proyecto "posibilitará mejorar marcadamente la conectividad vehicular en la Ciudad de Buenos Aires y el Conurbano Oeste, así como dará mayor seguridad y rapidez a los viajes que miles de pasajeros realizan diariamente en esa línea".

El emprendimiento construirá un túnel que aliviará el tránsito a esa altura del recorrido, y "permitirá reducir de 10 a 3 minutos la frecuencia de los trenes y aumentar de 99 millones a 150 millones la cantidad de pasajeros que utilizan anualmente ese medio de transporte".

La obra está a cargo del consorcio CNS y generará unos 10 mil puestos de trabajo en forma directa e indirecta.

La línea Sarmiento, que conecta la Ciudad de Buenos Aires con el oeste bonaerense, es tristemente recordada por la tragedia de once del 2012, donde murieron 51 personas y 789 resultaron heridas.

El proyecto de soterramiento de las vías del tren Sarmiento es una ilusión que ya tiene más de veinte años. Comenzó en el 2000 con el entonces jefe de gobierno porteño, Aníbal Ibarra.

Se hablaba de construir 5.600 metros de túnel para eliminar 21 barreras, a un costo de 84 millones de dólares, y después vendría otro proyecto que preveía la extensión hasta la General Paz. Pero cuatro meses después se estancó.

En el 2006 Néstor Kirchner realizó un llamado a licitación por trabajos de unos 500 millones de dólares, que durarían cuatro años. La meta era aumentar la capacidad de transporte en un 40% para las fechas del Bicentenario.

En el 2007, Ricardo Jaime prometió llevar el soterramiento de vías hasta Moreno para eliminar 52 barreras, y al año siguiente se llegó a adjudicar las obras a un consorcio trinacional (argentino, brasileño, italiano). Sin embargo, no se llegó a firmar el contrato.

A fines del 2008, la presidenta Cristina Fernández de Kirchner aseguraba que sería la obra estructural más importante de la Capital Federal, y el Gobierno asignó al consorcio constructor un aporte simbólico de 5 millones de dólares, para avanzar con los estudios de ingeniería, de suelo y ambientales. Al año, una máquina tunelera de origen alemán desembarcaba en el puerto (a un costo de casi 40 millones de euros) y, una vez más, no comenzaron.

A mediados de 2012, Randazzo anunció en Haedo los trabajos de excavación, pero estos nunca arrancaron. Después llegó el accidente de Once y tampoco hubo avances en las obras.

El soterramiento no figuró en el presupuesto 2013.

Ahora el proyecto vuelve a la primera plana con el interés de una empresa italiana de participar en el emprendimiento, y que se potencia con la visita a la Argentina del primer ministro de Italia, Matteo Renzi.

La empresa italiana Ghella, particularmente especializada en la excavación en subterraneo, ha ejecutado en Italia y en el exterior, metros, ferrocarriles, autopistas y proyectos hidroeléctricos. 

Las principales obras se hallan en Italia, en los países del Centro y Sur América, como Guatemala, Costa Rica, Haití, República Dominicana, Venezuela, Brasil, Argentina, así como en Australia y en Grecia.