Enviarán un proyecto para legalizar el aborto y cuidar a las embarazadas que quieran ser madres

Además, el Presidente dijo que implementarán "un contundente programa de educación sexual integral y prevención del embarazo no deseado". 

El presidente Alberto Fernández anunció hoy, durante su discurso de inauguración de las sesiones ordinarias del Congreso, que en los próximos diez días hábiles enviará un Proyecto de Ley de Interrupción Voluntaria del Embarazo que "legalice el aborto en el tiempo inicial del embarazo y permita a las mujeres acceder al sistema de salud cuando toman la decisión de abortar".

Además, el Presidente dijo que implementarán "un contundente programa de educación sexual integral y prevención del embarazo no deseado". 

"Junto a la ley que buscará legalizar el aborto, enviaremos al Congreso Nacional un proyecto de ley que instaure el Plan de los 1000 días, para garantizar la atención y el cuidado integral de la vida y de la salud de la mujer embarazada y de sus hijos o hijas en los primeros años de vida. Por esa vía queremos reducir significativamente las tasas de mortalidad y desnutrición, proteger los vínculos tempranos, el neurodesarrollo y la salud de madres e hijos de manera integral", dijo el primer mandatario.

Es la primera vez en la historia que un presidente en ejercicio envía un proyecto para legalizar el aborto. El antecedente más cercano ocurrió durante el mandato del presidente Mauricio Macri, quien habilitó el debate aunque al mismo tiempo se declaró "a favor de la vida". Fue, sin embargo, el puntapie inicial que creó el contexto para una inmensa movilización de mujeres que, con sus pañuelos verdes, reclamó en las calles que se aprobara la ley, lo que no ocurrió por la derrota del proyecto en el Senado. 

El anunció del jefe del Ejecutivo despertó una inmediata reacción adentro y fuera del recinto, con legisladores que aplaudieron de pie, incluidos algunos de la oposición, mientras que afuera, en las inmediaciones, se escuchó una ovación, con reacciones emocionadas de muchos militantes del Frente de Todos y otras organizaciones a los que se los vio con lágrimas en los ojos. 

El Presidente no dio detalles sobre qué características tendrá el proyecto que el Gobierno enviará al Congreso. Esta omisión despierta la preocupación de algunos referentes opositores que promueven que la norma sea la que impulsa la Campaña Nacional por el Derecho al Aborto Legal, Seguro y Gratuito. 

"¿Enviaran un proyecto distinto al de la Campaña Nacional por el aborto legal. Por que? Seria bueno que@alferdez lo explique. Ojo con las trabas y maniobras a este derecho fundamental", dijo el diputado electo de Izquierda Socialista, Juan Carlos Giordano.

"Que no es el proyecto de la campaña se sabe. El dijo que iba a armar un proyecto propio, que lo están armando Ginés, Vilma Ibarra, etcétera", que no es el de la campaña. Hasta que no se lo presente, nadie puede saber su contenido", dijeron a El Cronista fuentes de la bancada del FIT en el Congreso.

Antes del anuncio, Alberto Fernández hizo un balance negativo sobre los efectos de la penalización vigente, que desde 1921 rige para la mayoría de los casos de interrupción voluntaria del embarazo: "La legislación vigente no es efectiva. Desde 1921 la Argentina penaliza la interrupción voluntaria del embarazo en la mayoría de las situaciones. Cien años después, la jurisprudencia da cuenta de lo ineficaz que resulta la norma desde un criterio preventivo. Está visto que son muchas las mujeres que no se sienten conminadas por la pena prevista para el aborto y que recurren a el para interrumpir sus embarazos".

Agregó que "la existencia de la amenaza penal no solo ha sido ineficiente demostrando que el devenir social transcurre más allá de la misma norma. También ha condenado a muchas mujeres, generalmente de escazos recursos, a recurrir a prácticas abortivas en la más absoluta clandestinidad, poniendo en riesgo su salud y a veces su vida misma. Todos saben de lo que estoy hablando. El aborto sucede. Es un hecho. Y es solo esa hipocresía que a veces nos atrapa, la que nos hace caer en un debate como este".

¿Puede salir aprobado en el Congreso?

Como advirtió El Cronista, no es claro que el Congreso le dé su apoyo a la iniciativa ejecutiva. En 2018, cuando el tema llegó al Congreso, se aprobó en Diputados pero no en el Senado. En ese entonces, 129 diputados acompañaron la medida y 125 se opusieron, y 31 senadores votaron para convertir el proyecto el ley contra 38 que lo hicieron en sentido inverso. Un escenario similar podría repetirse.

En Diputados, se descuenta que el proyecto de ley avanzaría con más facilidad. Al menos 112 diputados acompañarían la norma, y 101 la rechazarían, mientras 40 juegan a la indecisión o no se habrían expresado. Sin embargo, la plataforma Unidad Provida publicó un relevamiento que le da la victoria a los "pañuelos verdes" frente a los "pañuelos celestes" por 138 votos contra 112, habiendo apenas siete indecisos. En el Senado, sin embargo, el pañuelo celeste podría contra el verde a priori. Unos 38 senadores rechazarían la norma y otros 33 la promoverían. 

Pese a que los números frenarían el avance del proyecto, el Senado tiene mayoría peronista y Fernández dio a entender en su gabinete que la ley sale sí o sí". Por eso, en la pulseada podría emerger una crisis al interior del Frente de Todos, siendo que el titular del bloque oficialista, José Mayans, es un ferviente opositor del aborto, y la vicepresidenta, Anabel Fernández Sagasti, milita en favor de la legalización. 

Sin embargo, lo que temen referentes de la Campaña es que, al servicio del poroteo, el proyecto que reivindican sea mutilado en cuestiones que conviertan la práctica legal del embarazo en una situación difícil de alcanzar, por las trabas que le opongan en la "letra chica". 

"Nuestro movimiento no está dispuesto a “negociar este derecho a cambio del reforzamiento y concesiones al clero. No tranzamos aborto legal por el amparo a los curas abusadores y por más oscurantismo entre los más pobres. Para avanzar en los derechos de las mujeres y las disidencias, lo primero es separar a la iglesia del Estado. Eso vale también para la ESI, que tiene que ser laica y científica- y no negociada con el episcopado, como ya está haciendo el ministro Trotta. El Aborto Legal lo vamos a conquistar en las calles, para que se cumpla efectivamente en la realidad, abarque a todo el sistema de salud, que incluya la producción de misoprostol y mifepristona, que se prohíba toda judicialización, que se expulse a los sectores clericales de los hospitales", dijo a este diario la diputada del PO y el FIT, Rominá del Pla, que fue una de las referentes que impulsó e impulsa la campaña por la legislación. 

Por su parte, Giordano reforzó: "El ministro Gines habla de legalizar a los objetores de conciencia individual y de clínicas, algo que traba el derecho al aborto. Por eso exigimos que se apruebe el proyecto de la Campaña consensuado por cientos de organizaciones y defendido por la marea verde en las calles.

La diputada radical Brenda Austin, en tanto, fue una de las referentes de la campaña por la legalización del aborto. En diálogo con este diario dijo que, respecto del texto, "vamos a estar a la expectativa a que ingrese para ver su contenido y así determinar dónde es semejante y donde se aparta del proyecto de la campaña".

Austin consideró como "buenas noticias" todas las referencias del Presidente al aborto, en particular el hecho del carácter inédito de que desde el Ejecutivo se envíe un proyecto y la inclusión de la educación sexual integral. Recordó, además, que el proyecto de la campaña tiene un acompañamiento transversal, producto de la enorme legitimidad que ha conquistado en estos años y vamos a sostenerlo como el punto de acuerdo prioritario".

Tags relacionados