Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
U$D
/
MERVAL

Entre tironeos, Energía y Producción negocian compensar a industrias electro-intensivas

Sería un subsidio directo, por fuera de la tarifa, y por 6 meses. Incluiría a menos de un 10% de las 7500 firmas grandes usuarias de electricidad. Puja por quién lo pagará

A las internas que hay en el Gabinete por la inflación, las tasas de interés y el ajuste, ahora se le sumó otra: el Ministerio de Producción versus el Ministerio de Energía frente al reclamo de las industrias para diferir en el tiempo el pago del aumento tarifario o tener una tarifa diferencial.
Sin embargo, esta puja por el universo de empresas a beneficiar y el monto estaría cerca de saldarse, mediante el aval de ambas carteras a un esquema de compensación directa a unas 700 empresas de los sectores metalúrgico, de fundición y de ferroaleación, que tienen una altísima incidencia de la electricidad en su estructura de costos y de, de no haber una medida paliativa, podrían despedir personal o directamente cerrar.
Fuentes oficiales confirmaron que técnicos de ambos ministerios están en plena negociación. Desde la cartera productiva, el secretario de Industria, Martín Etchegoyen, pelea por una ayuda importante, mientras el ministro de Energía, Juan José Aranguren, busca reducirlo al mínimo.
Aun así, el viernes hubo un principio de acuerdo y todavía resta otro encuentro para terminar de definir el esquema de la ayuda. Lo que estaría acordado es que inicialmente sería por seis meses y la principal cuestión a resolver es "quién paga esa ayuda" en un momento en que el Gobierno está encarando una brusca reducción de subsidios, dijeron las fuentes oficiales.
El monto de transferencias al sector de electricidad para evitar suba de tarifas pasó de $ 1790 millones en 2005 a $ 138.000 millones el año pasado.
Muchas empresas son grandes usuarias de electricidad (el universo abarca 7500 firmas) y las facturas les llegaron con incrementos de hasta 500%, situación difícil de afrontar, especialmente para las empresas más chicas y para las que tienen una alta incidencia de la energía en su estructura de costos. Las electro-intensivas tienen un incidencia de hasta 35%.
En ese contexto, y luego de varios pedidos de gobiernos provinciales, como el de Santa Fe, y de la propia Unión Industrial Argentina (UIA), las autoridades comenzaron a analizar la posibilidad de otorgarles un subsidio a las empresas más afectadas.
Pero también surgieron las internas entre los Ministerios por el alcance de la medida y el monto de la ayuda. Incluso, el principio de solución sólo beneficiará a menos de un 10% del total de los grandes usuarios, por lo que atrás del anuncio llegarán los reclamos del resto, aseguró el coordinador del Departamento de Energía de la UIA, Alberto Calsiano.
"Si bien los electro-intensivos son indudablemente los más perjudicados –de hecho hay una planta cerrada por imposibilidad de absorber el costo–, deberían buscarse alternativas para atenuar el impacto tarifario en la totalidad de los grandes usuarios con problemas", señaló el especialista de la central industrial.
Consultado al respecto, el ministro de Producción de Santa Fe, Luis Contigiani, manifestó a El Cronista que hace diez días hubo una reunión con sus pares de las provincias más afectadas por este tema y Aranguren, en la que el ministro les pidió información adicional a la ya entregada del universo de empresas que consumen más de 300 KW y les dijo que una solución podría la compensación directa.
"Aranguren dice que la tarifa sigue estando barata y que debería subir de $ 772 a $ 1000 el megavatio para grandes usuarios. El aumento ya otorgado (pasó de $ 80 a $ 772) nos generó un gravísimo problema en Santa Fe, en un contexto de caída de la actividad y de aumento de las importaciones", afirmó el funcionario, quien no comparte "para nada la política que lleva adelante Aranguren".