Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

En un guiño a Macri, Coto afirmó que la inflación podría bajar en cuatro años

El dueño de la cadena coincidió con el Gobierno en que el problema no se resolverá de un día para el otro y que va a llevar tiempo. Cuestionó a Samid por la carne

En medio de la renovada polémica acerca de quién es el culpable de la inflación, que se aceleró en los últimos dos meses a partir de la devaluación y algunos ajustes pendientes, el supermercadista Alfredo Coto rechazó que su sector sea formador de precios y afirmó que es necesario "producir más para que los precios bajen". Luego de presentarle al presidente Mauricio Macri inversiones previstas en su cadena, el empresario reconoció que "hubo fuertes ajustes" en las últimas semanas y vaticinó que "la inflación alta va a seguir tres o cuatro años más". De esta manera, envió un guiño a la nueva administración, que prometió atacar el flagelo, aunque no de manera inmediata.
"De a poco los precios se tienen que ir controlando y bajando. Pero de la noche a la mañana no va a venir un mago a frenar la inflación. Por eso, durante tres o cuatro años más va a seguir", señaló Coto en declaraciones radiales. El empresario sostuvo que existe un aumento en la cadena de valor y una depreciación de la moneda del 30% que no se puede desconocer. "Entonces hay que producir más porque van a entrar dólares. Necesitamos fábricas, aparatos productivos", dijo el dueño de la cadena de supermercados. Y ejemplificó: "Por ejemplo, en carnes, había 50 millones de animales en 1987 y hoy estamos con 50 millones. Evidentemente, falta productividad. Son años, no va a ser tan fácil".
Por la mañana, Coto había recibido a Macri en la sucursal de Ciudadela donde anunció un plan de inversiones que contempla un desembolso de $ 3500 millones en dos centros comerciales nuevos en la Ciudad de Buenos Aires y tres partidos del Conurbano, en Merlo, Moreno y La Matanza (ver pág. 19).
En ese contexto, el Presidente también se refirió a la inflación y transmitió el "compromiso del Gobierno en reducir la inflación en dos o tres años". En un contexto de fuertes remarcaciones, el mandatario señaló que la Argentina llegó a tener una de las mayores inflaciones del mundo en los últimos años y garantizó que está decidido a reducirla.
Junto a la gobernadora María Eugenia Vidal, Macri dijo que quiere ocuparse de los precios y que para ello necesita de la colaboración de los supermercados para que publiquen en Internet el valor de los productos en góndola.
"Queremos que cualquier argentino pueda chequear donde encuentra el mejor precio y así defender el salario", afirmó Macri, tras asegurar que allí estarán "controlando y ayudando para que esta paulatina reducción de la inflación afecte lo menos posible al bolsillo de los ciudadanos".
El Presidente aprovechó su discurso para felicitar a Coto por considerar que es "un empresario que nunca dejó de apostar por el país" y afirmó que aún cuando muchos vendieron él siguió invirtiendo.

Disputa por la carne

En sus declaraciones radiales, Coto también aprovechó para cuestionar los dichos del vicepresidente del Mercado Central, Alberto Samid, respecto de la responsabilidad de las cadenas en la formación de los precios de la carne. "No somos formadores de precios ni estamos cartelizados", enfatizó el supermercadista.
Samid se quejó porque "en el Gobierno decían que la devaluación no iba a tener impacto en los alimentos porque ya nadie estaba trabajando con el dólar oficial, pero finalmente se comprobó que con el corrimiento cambiario a $ 14, hubo un golpe inflacionario". "Ahí se hicieron los vivos los supermercados y se robaron $ 20.000 mi llones. Subieron los precios de carne, el pan y el azúcar, por ejemplo, que no tienen nada que ver con el dólar porque se producen con insumos locales", disparó el empresario.