Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

En tiempos de CEO's, se relanza el Grupo de los 6

por  ALEJANDRA GALLO

Periodista
0
En tiempos de CEO's, se relanza el Grupo de los 6

Los dirigentes del campo, la industria, el comercio, la construcción, los bancos y la Bolsa se reunirán los primeros días de septiembre en lo que será el debut del Grupo de los Seis (G-6) durante el gobierno de Mauricio Macri. La reunificación de la CGT les dio un empujón, aunque el verdadero impulso fue la grieta que se reavivó en el empresariado tras el fallo de la Corte Suprema por las tarifas de gas. En cualquier caso, el equipo empresario precalienta jugadores para salir a la cancha con un documento conjunto.

Los pasillos del Council of the Americas que se realizará hoy en el Hotel Alvear serán un coqueto escenario para discutir públicamente las inversiones domésticas que aún no arrancan y para debatir, en bambalinas, los realineamientos que comienzan a esbozarse en la dirigencia empresaria.

Habría varias modificaciones en el funcionamiento del nuevo G-6. Por un lado, ya se produjo un cambio de caras y de estilos en la conducción de dos cámaras que comparten sigla pero perfiles diferentes: la Cámara Argentina de Comercio (CAC), ahora bajo la presidencia de Jorge Di Fiori, y la Cámara de la Construcción (CAC) presidida por Juan Chediack. Di Fiori sería el anfitrión del próximo encuentro.

Chediack no la tiene fácil porque esa CAC está en la mira de la Justicia que investiga supuestas maniobras fraudulentas en la obra pública y eventuales vinculaciones entre Lázaro Báez, y la familia Kirchner. (El dirigente aclaró que el detenido no pertenece a la entidad). De todos modos, el propio Báez señaló en declaraciones judiciales que el hilo no se corta en él. Una obviedad que es muy sabida dentro del sector de la construcción y en todo el espectro privado local que observó en silencio la abundancia de maniobras sospechosas en los últimos años. Por eso, el futuro documento del G- 6 -un frente que se completa con la Sociedad Rural, la Bolsa, la UIA y Adeba- no podría soslayar este contexto. Para capear este contexto incómodo para algunos nada mejor que redactar consensos vinculados a la recuperación de la República.

Para los próximos encuentros del G-6 se analiza que concurran dos participantes por entidad, en una maniobra por evitar personalismos pero también por hacer más numerosa la mesa que se tiende. Este agrupamiento sufrió bajas y fisuras en los últimos años. Esos recelos aún mantienen vivas algunas secuelas que, tal vez se reavivaron con la maraña armado en torno al tarifazo, dentro y fuera del G-6. Hay oportunismo político y también rivalidades personales. De otro modo no podría explicarse que a segundos del fallo de la Corte algunas entidades que guardaron silencio frente a decisiones gubernamentales que avanzaron sobre los límites mismos del sector privado ahora hayan irrumpido con pronunciamientos cuestionadores de la postura del máximo tribunal de Justicia.

La Cámara de GNC, APYME y CAME dejaron la puerta abierta para recurrir a la Justicia aunque, salvo el pedido de medida cautelar presentado por la primera entidad, hasta ahora no hubo otros pasos judiciales concretos ya que para hacerlo el demandante debe comprobar ‘peligro grave e inminente’ por el fallo. Las alimenticias de Copal, que conduce Daniel Funes de Rioja, o la UIA, presidida por Adrián Kaufmann, analizaron en las últimas 48 horas el impacto del fallo pero allí primó la decisión de acatar los fallos de la Corte y, en todo caso, analizar la situación por sector y por región. Otras entidades le pidieron al Gobierno que el Estado absorba el impacto del aumento en el impuesto que grava el consumo mientras el sector privado absorbe el aumento del precio del consumo.

El abanico de reacciones empresarias frente al fallo por el gas y a horas de un nuevo pronunciamiento sobre el aumento en la luz no se compara con el revuelo privado que, en 2014, generó la presentación del Foro de Convergencia Empresarial (FCE) sobre la inconstitucionalidad de la Ley de Abastecimiento. Sí resulta curioso que en la era de los CEO’s con alto perfil haya sido justamente la decisión de un ex CEO lo que ofreció un flanco de fuerte debilidad gubernamental. Y, además, que por allí se re-encendieran todas las diferencias latentes y que éstas hayan acelerado los alineamientos políticos privados que terminarán de tomar cuerpo en 2017.