Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
DÓLAR
/
MERVAL

En plena fricción con la Iglesia, el Papa envió una carta a Macri

Francisco saludó al Presidente por la Revolución de Mayo. Ahora la Rosada busca recomponer la relación. Macri agradeció la misiva y mañana irá al Tedeum en la Catedral

En plena fricción con la Iglesia, el Papa envió una carta a Macri

En medio de una relación fría con Mauricio Macri, el papa Francisco envió una carta al Presidente para transmitirle una "cordial felicitación" por la celebración de un nuevo aniversario de la Revolución de Mayo, en la que pidió que todos los argentinos busquen "la reconciliación y la fraternidad". En busca de recomponer el vínculo, el jefe de Estado le respondió con una carta más larga en la que sostuvo que "seguimos con admiración su tarea evangélica en procura de la paz y el bien común".

La nota del Papa se conoció luego de que la Iglesia advirtiera sobre "la fragilidad de la condición laboral de miles de hermanos". "Es una carta cordial, correcta", señalaron desde el Gobierno en relación al mensaje de 69 palabras que envió Francisco. Además rechazaron una mala relación actual del Papa con Macri, aunque aseguran que Jorge Bergoglio "se enojó muchísimo" con la aliada de la Casa Rosada, la diputada Elisa Carrió, quien en varias ocasiones apuntó contra el Papa, al punto de sostener que "siente vergüenza ajena" de Bergoglio.

La carta del Papa fue dada a conocer oficialmente por el Gobierno a dos días de que el jefe de Estado asista al Tedeum que ofrecerá el Arzobispo de Buenos Aires, Mario Poli, con motivo de celebrarse el nuevo aniversario de la fecha patria. El mensaje está fechado en Vaticano, el 20 de mayo, y señala: "Excelentísimo Señor Mauricio Macri, Presidente de la República Argentina. En el día en que esta amada Nación celebra su Fiesta Patria, me complace manifestar a vuestra excelencia mi cordial felicitación".

Unas horas más tarde, el Presidente le agradeció al Papa Francisco la carta y mantuvo un tono formal. Allí le transmitió que trabaja para "alcanzar la unión de todos los argentinos". "Le hacemos llegar nuestra firme decisión de avanzar en la concreción de los objetivos que Ud. menciona –reconciliación y fraternidad– para alcanzar la unión de todos los argentinos", señala la misiva.

Desde Casa Rosada, aseguran que la relación con el Vaticano mejoró, luego del primer encuentro oficial, donde el Papa se mostró serio en la foto junto a Macri, a diferencia de la sintonía que mostró con la ex presidenta Cristina Fernández.

En busca de mejorar la relación, durante la última semana el jefe de Gabinete, Marcos Peña, recibió dos veces en Gobierno al arzobispo Víctor Manuel Fernández, referente local del Papa. Allí el hombre de la Iglesia justificó los informes de la deuda social de la UCA que sostienen que hubo un aumento de la pobreza en los primeros meses de la gestión de Cambiemos. Tras debatir los números del informe, desde Casa Rosada aseguran que Fernández tiene "una actitud positiva" en relación al Gobierno.

Sin embargo, durante el fin de semana, Macri recibió una advertencia de la Pastoral Social del Episcopado que apuntó sobre "las situaciones de precarización laboral en que están inmersos buena parte de los trabajadores". A este frente, se sumaron las críticas del arzobispo argentino Marcelo Sánchez Sorondo, canciller de la Pontificia Academia de CienciaSociales, que vive en Roma, quien apuntó contra Carrió. "Es curioso que alguien, de alguna manera cercana al Gobierno, esté criticando al Papa", planteó. En la Rosada toman distancia de su aliada. "Ni Carrió es el Gobierno, ni Sánchez Sorondo es el Vaticano", advirtieron.

Macri busca recomponer la relación con el Papa antes del 16 de octubre. Ese día se encontrarán en el Vaticano, durante la canonización del cura Brochero. "Ese día el Papa no va a mostrarse tan serio como la vez pasada", auguran desde la Rosada. En esa línea, Peña sostuvo que "no va a haber nunca" por parte de los funcionarios de Gobierno "un conflicto con ninguna institución, menos con la Iglesia, por diferentes opiniones".