Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

En medio de un operativo clamor, Cristina recibió a un grupo de intendentes leales

Al final no asistieron los jefes comunales que faltaron al plenario K. Pero en el Patria aclararon que habrá reuniones. La ex mandataria no dio pistas de su futuro

En medio de un operativo clamor, Cristina recibió a un grupo de intendentes leales

La cita estaba fijada para las 18. Pero la anfitriona, Cristina Fernández de Kirchner, fiel a su costumbre tanto en la Casa Rosada como fuera de ella, se hizo esperar. Por lo que la charla preelectoral en el Institulo Patria de la ex Presidenta con una veintena de intendentes bonaerenses, los que se mantuvieron leales aún después de dejar el poder el 10 de diciembre de 2015, comenzó una hora y media después. El prólogo de la cumbre de ayer, la primera cita con jefes comunales que promete extender a los más fieles a Perón que al proceso de los últimos 12 años, es un cada vez más fuerte ‘Operativo Clamor’ para que la ex mandataria sea candidata en las próximas legislativas, frente a algunos que se quieren subir al tren de la postulación de Florencio Randazzo. Faltando un mes para el cierre de listas, con un kirchnerismo que siempre esperó a último minuto para dilucidar el misterio, no hubo aún definiciones explícitas. Sí se deslizó que "trabajará por la unidad" bajo el lema "CFK conducción".

A una semana del desplante al plenario del FpV de los intendentes que formaban los ya diluidos grupos Esmeralda y Fénix, y un día después del suspendido encuentro de Máximo Kirchner con ellos por la muerte del padre de Martín Insaurralde (Lomas de Zamora), la ex Jefa de Estado recibió al primer contingente de caciques territoriales.

En la previa se especulaba con que serían invitados los demás, los que se ausentaron con aviso (a último minuto, acusando las presencias de Amado Boudou y Luis D’Elía en el recinto). Fuera del dispositivo K, la única (cuasi) excepción fue la matancera Verónica Magario, precisamente quien sí se subió al escenario en el Centro Cultural Caras y Caretas, más por haber llegado temprano que por estrategia electoral, si bien aún suena su nombre como Plan B si la ex Presidenta no juega.

Además de Magario, los que escucharon ayer a Cristina Kirchner fueron Jorge Ferraresi (Avellaneda) y Mario Secco (Ensenada), que ya habían tenido una previa con ella para volver a encauzar el dialogo con sus pares tras el fallido plenario K. El listado lo completaron: Walter Festa (Moreno), Francisco Durañona (San Antonio de Areco), Juan Patricio Mussi (Berazategui), Gustavo Barrera (Villa Gesell), Pablo Javier Zurro (Pehuajó), Hernán Yzurieta (Punta Indio), Alberto Conocchiari (Leandro N. Alem), Gustaco Coconni (Tapalqué), Oscar Ostoich (Capitán Sarmiento), Santiago Maggiotti (Navarro), Juan Ustarroz (Mercedes), Osvaldo Caffaro (Zárate), Juan Gasaprini (Roque Pérez), Juan Curutchet (Marcos Paz), Hernán Ralinqueo (25 de Mayo), Mauro Poletti (Ramallo) y Aníbal Regueiro (Presidente Perón).

Lo cerrado del cónclave obligó al kirchnerismo a salir a aclarar: "Ningún intendente se siente excluido, fue una reunión armonizada y otras vendrán. Cristina va a trabajar para que nadie quede afuera", resumieron el espíritu del reparto de invitaciones en el Patria. No hay aún un cronograma confirmado.