En medio de la pandemia, ¿cuánto trabajó el Congreso en 2020?

Un informe de Directorio Legislativo revela la actividad en el Senado y en Diputados durante el último año y la compara con lo sucedido durante la última década.

La pandemia por el Covid-19 afectó todas las actividades y el Congreso no fue la excepción. En marzo, pocos días después de que se iniciaran las sesiones ordinarias, se decretó el aislamiento social preventivo y obligatorio en todo el país, por lo que no se podía continuar con el normal funcionamiento del Poder Legislativo. Luego llegó una época de discusión sobre protocolos para sesionar de forma remota y sesiones mixtas.

Luego de todas estas cuestiones, la ONG Directorio Legislativo publicó un informe en el que se analiza la actividad de diputados y senadores entre el inicio de las sesiones ordinarias, el 1 de enero de 2020, y el 3 de enero de 2021, ya que se prorrogaron las ordinarias más allá del 30 de noviembre. En términos cuantitativos, se aprobaron 66 leyes, hubo 42 sesiones, 320 reuniones de comisión y 174 dictámenes.

De esas 42 sesiones, 27 fueron en el Senado y 15 en Diputados. Es que en la primera de esas cámaras el oficialismo tiene mayoría propia, por lo que no necesita negociar con bloques opositores para alcanzar el quórum.

En cuanto a las leyes que se aprobaron, el 41% fueron enviadas desde el Poder Ejecutivo, mientras que el resto fueron propuestas por legisladores. De esas 39 leyes con origen legislativo, el 46% correspondió al oficialismo, el 31% a la oposición y el 23% fue un trabajo conjunto entre oposición y oficialismo.

Por otro lado, el 20% de las leyes sancionadas estuvieron relacionadas a la pandemia. Algunas de ellas con temas directamente sanitarios, mientras que otras fueron cuestiones que buscaban mitigar el impacto económico.

El informe también aporta una óptica comparativa entre los últimos nueve años legislativos. Por ejemplo, se puede ver la cantidad de leyes impulsadas por los presidentes en sus primeros años de mandato. En 2012, Cristina Kirchner –era su segundo mandato– envió 61 proyectos, de los cuales se aprobaron 26. En 2016, Mauricio Macri logró que se aprueben 25 de los 50 proyectos enviados. En el caso de Alberto Fernández, envió menos proyectos, 33, pero tuvo una alta proporción de leyes obtenidas, 22.

Al compararlo con años anteriores podemos ver que hubo un intenso trabajo legislativo. Si se analiza desde 2012, solo en 2014 hubo más sesiones que en 2020, ya que se realizaron 43. Pero se espera que en la actual extensión de las sesiones ordinarias se realicen algunas más, por lo que se encamina a ser la marca más alta del período.

En cuanto a las leyes sancionadas, en cambio, el número actual de 66 se encuentra por debajo del promedio, que son 87 leyes por año. El pico fue en 2014, con 197.

Finalmente, el informe se refiere también a las sesiones informativas de los jefes de gabinete. Según lo establecido en la Constitución Nacional, una vez por mes el jefe de gabinete debe concurrir al Congreso –alternativamente a cada cámara– a realizar un informe de gestión. Santiago Cafiero solo lo hizo en tres oportunidades, mientras que le correspondían 10. Entre los últimos cinco funcionarios que ocuparon el cargo, el que más veces lo hizo fue Marcos Peña, con 20, el 55% de las veces que le correspondía. Proporcionalmente, el de mejor asistencia fue Jorge Capitanich, con el 77%. Juan Manuel Abal Medina fue el 16% de las veces y Aníbal Fernández, durante su último período en ese cargo, no lo hizo nunca.

Tags relacionados

Más de Economía y Política

Noticias del día

Compartí tus comentarios