Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
U$D
/
MERVAL

En la última década, subsidios a la energía casi triplicaron las reservas del Banco Central

Un análisis privado consigna que en el último año representaron 61% del total de subvenciones del Estado y que fue uno de los principales factores del déficit

En la última década, subsidios a la energía casi triplicaron las reservas del Banco Central

Los subsidios a la energía sumaron u$s 85.000 millones entre 2005 y 2015; en el último año de la década representaron 61% del total de subvenciones del Estado a la economía, algo que, sumado a las tarifas congeladas, determinaron el deterioro de las empresas del sector y fueron uno de los principales factores del déficit público, según un análisis de la consultora KPMG. La cifra equivale nada menos que a casi tres veces el monto de las reservas que el Banco Central (BCRA) atesora en sus arcas. "El crecimiento de los subsidios económicos al sector energético no tiene precedentes y en poco más que una década su magnitud se incrementó en un múltiplo superior a 870 veces respecto de 2002, y su participación en el total de transferencias en creció más de 44 veces", expresa el informe sobre "Tarifas eléctricas, congelamiento, subsidios e impacto del ajuste", divulgado la semana pasada por la consultora internacional.

En los últimos diez años, "los fondos asignados a subsidiar el consumo de energía eléctrica crecieron en un múltiplo de 118, es decir que desde $ 1185 millones asignados en 2005 (llegaron) a rozar los $ 140.000 millones en 2015", precisó el informe, que destacó que del total acumulado de u$s 130.500 millones en subsidios con fines económicos en ese período, el Estado destinó al sector energético u$s 85.000 millones. La consultora destacó que, en comparación con los subsidios a otros rubros de la economía, el total de recursos dispuestos para el sector energético "no tiene precedente histórico y ha sido un instrumento esencial de la política económica del último Gobierno". Estas transferencias representaron alrededor del 3% del PBI; el 7% del gasto público o el 61% del total de subsidios asignados por el Estado en 2015, cuando diez años antes tales proporciones eran del 0,1%; 0,8%; y 4%, respectivamente, detallaron los analistas de KPMG.

Sobre las tarifas al consumo eléctrico, el informe señaló que durante el período analizado resultaron anacrónicas, ya que estuvieron pesificadas y congeladas desde 2002, además de estar desligadas de los costos de generación, impactados por el precio internacional del gas y la inflación. "La tarifa promedio que abonaba un usuario representativo en nuestro país hasta diciembre de 2015 se encuentra en las antípodas de lo que abonan los usuarios en otros países de la región, exceptuando únicamente a Venezuela", señaló KPMG. En efecto, "el valor de la energía eléctrica por kilowatt/hora (Kw/h) en la Argentina representaba, en promedio y hasta fines del 2015, alrededor de la sexta parte de la media regional, o la séptima y décima parte de las cobradas en Chile y Brasil, respectivamente", precisó.

Según Ariel Eisenstein, uno de los autores del informe, la grave situación del sector llevó a que "la calidad del servicio eléctrico disminuyera notablemente", como lo evidencia "el crecimiento exponencial" de los reclamos de los usuarios a las empresas distribuidoras. "En la última década la cantidad de reclamos por falta de suministro o deterioro en la calidad del mismo se ha multiplicado 18 veces representando hoy el 93% del total de los reclamos", detalló.