Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
U$D
/
MERVAL

En la disputa con Malcorra, Cabrera apura el relanzamiento de la Fundación Exportar

El ministro convocó a empresarios y les comunicó la decisión. Buscará el desarrollo de negocios en el país y también trabajará con comercio exterior junto a la Cancillería

Cabrera convocó a una reunión del consejo de administración de la Fundación para el jueves

Cabrera convocó a una reunión del consejo de administración de la Fundación para el jueves

Luego de fuertes disputas con la Cancillería por el manejo de la promoción del comercio exterior, el Ministerio de Producción relanzará en los próximos días la Fundación Exportar, aunque con otro nombre, y estará orientada fundamentalmente a impulsar la promoción de inversiones.

El ministro de Producción, Francisco Cabrera, está ultimando los detalles de la entidad, que podría ser presidida por un empresario, luego de que el economista Marcelo Elizondo desistiera de ocupar ese cargo por razones estrictamente personales. El funcionario ya le comunicó la decisión a las cámaras empresarias socias de Exportar en un encuentro que mantuvieron días atrás en la sede de Producción. La estructura de la agencia será la misma que la de la Fundación, pero el objetivo estará más volcado a la promoción de las inversiones en el país. También contribuirá al desarrollo de nuevos mercados para los productos argentinos en un trabajo mancomunado con la cartera que dirige Susana Malcorra.

Durante gran parte de la campaña de Mauricio Macri, Elizondo había trabajado desde la Fundación Pensar en la idea de crear una super agencia única de promoción de las exportaciones, pero luego este proyecto quedó diluido y varios ministerios crearon áreas de fomento del comercio exterior. Hasta el propio Presidente nombró un asesor en la materia que depende directamente de él.

Por otro lado, las internas entre Producción y Cancillería crecieron desde la asunción del nuevo gobierno. El Ministerio de Relaciones Exteriores ya había perdido con el kirchnerismo parte del manejo del comercio exterior y terminó de hacerlo con un decreto que Macri publicó a comienzos de enero. Cabrera se había quedado con todas las atribuciones en la materia, incluso con el manejo de Exportar. Luego, con otro decreto del 20 de enero Malcorra recuperó parte de las competencias, pero la Fundación quedó para Producción. Este giro de Macri fue leído como un triunfo de la Cancillería. "Malcorra quiere recuperar Exportar y es por eso que Cabrera se está apurando en anunciar su relanzamiento", confiaron fuentes que siguen de cerca la disputa.

"Se utiliza la misma estructura y se agrega el trabajo de fomento de las inversiones. El impulso de las exportaciones se hará de manera conjunta, ya que Producción tiene el conocimiento de los sectores", aseguraron desde el entorno de Cabrera. También indicaron que el presidente sería un empresario, debajo del cual nombrarán a dos gerentes: uno de promoción de inversiones y otro de coordinación con Cancillería.

Mientras tanto, desde la cartera que preside Malcorra reeditarán la Secretaría de Relaciones Económicas Internacionales y la subsecretaría de Comercio Exterior, que habían quedado vacías de funciones en los últimos meses.

La idea del Gobierno es lanzar esta semana la nueva agencia. Fuentes empresarias indicaron que tienen convocada una reunión para el jueves. Será un encuentro del consejo de administración ampliado de la Fundación Exportar, donde podrían anunciarse las nuevas autoridades de la entidad que ya no se llamará Exportar.

Impulsar las inversiones y las exportaciones será una ardua tarea para el gobierno de Macri, especialmente las ventas al exterior, que cayeron de forma estrepitosa durante los últimos años del kirchnerismo, desmotivadas por la caída de los precios internacionales y un tipo de cambio que no acompañó a las empresas.