Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
DÓLAR
/
MERVAL

Alfonsín: "En la UCR tuvimos una actitud subordinada al Ejecutivo"

El diputado encabeza un grupo de radicales disidentes que piden discutir con el Gobierno medidas de gestión. Insiste con que en Buenos Aires debe haber PASO

Alfonsín:

Ricardo Alfonsín sigue en reposo pero algunos días va a la oficina que heredó de su padre en la Avenida Santa Fe. Todavía un vendaje cubre su pierna después del cuádruple bypass que debieron hacerle a fines de enero. Incluso en la sala de terapia chequeaba las noticias y aunque todavía, por momentos, se siente cansado, agenda algunas reuniones para empujar al radicalismo a una postura más dura como socio dentro de Cambiemos. Insiste con que debe haber PASO en la provincia de Buenos Aires y, aunque el PRO no lo quisiera, él buscaría ser precandidato a senador, asegura. Y advierte que no le importa perder: "No me manejo con la lógica de un empresario que invierte para ganar, a veces hay que dejar testimonio". El viernes 24 y el sábado 25, en Villa Giardino, la UCR juntará a unos 400 o 500 delegados de todo el país. Convaleciente, Alfonsín no podrá asistir, pero intenta sumar adhesiones para rediscutir el rol de su partido dentro de Cambiemos. Cuestiona la devolución de retenciones a las mineras, las decisiones tomadas por decreto, entre otros temas. Critica más a la Nación que a Buenos Aires, donde el radicalismo tiene como interlocutor al vicegobernador Daniel Salvador. Incluso el mismo día en que desde la Casa Rosada se impulsó el juicio político contra los camaristas que avalaron el aumento de los Bancarios, el diputado radical recibió a Sergio Palazzo, secretario general del gremio, y difundió la foto en Twitter. Un gesto desde la red del pajarito que tanto usa el macrismo.

–Estos días aparecieron algunas voces críticas en temas puntuales como el Correo y el cálculo de aumento a los jubilados, como Julio Cobos o Mario Negri...¿El reclamo se generaliza o no?

–Espero que se comprenda lo que venimos diciendo desde hace casi un año, que Cambiemos es un frente que reúne fuerzas que piensan distinto y que no hubo un acuerdo programático. Eso se puede resolver si creamos un espacio interno o un mecanismo que le permita a cada una de las fuerzas hacer oír su voz. Estoy seguro que si la UCR hubiera podido hacer oír su voz, no se hubieran tomado algunas decisiones. Otros creían que lo más responsable, desde mi punto de vista de manera equivocada, era callar las diferencias y no reclamar participación en el proceso decisorio. Ahora están comprendiendo que teníamos razón los que planteábamos esta necesidad. Los hechos terminaron dándonos la razón porque la mayoría de las veces hubo que dar marcha atrás.
–¿Y en el Congreso tuvo que votar leyes que no quería?
–No, en el Congreso se discute más. A veces introdujimos cambios que después aparecen como que los introdujeron otras fuerzas políticas.

–¿Qué tiene que hacer la UCR? –Hablar con todas las fuerzas que integran Cambiemos. Y cumplir con lo que dijimos en Gualeguaychú: hacer valer nuestras representaciones institucionales para señalar nuestras diferencias y tratar de influir en el rumbo de la gestión. Y decirle al Gobierno que empiecen a consultar para las decisiones más trascendentes. Y tenemos que tener más autonomía en el Congreso a la hora de presentar iniciativas. Hemos tenido una actitud subordinada a las iniciativas que partían del Ejecutivo. Y poner en debate cuestiones que el radicalismo cree necesarias y no el Ejecutivo, por ejemplo la ley antimonopolio, una ley contra las concentraciones económicas. Y en algunas provincias tendríamos que ir a las PASO para demostrar que somos más que lo que sacamos en las últimas elecciones. Eso fortalecería Cambiemos.

–A usted se le vence el mandato y ya dijo que quiere presentarse. Pero si no hay PASO en Buenos Aires, ¿sería candidato?
–Si el rol del radicalismo es decir que sí y justificar decisiones que el tiempo demuestra que son equivocadas y que hay que dar marcha atrás, no me interesa. Para decir todo que sí hay otros que lo pueden hacer mucho mejor que yo en este partido. En ese caso me dedicaré a trabajar para que vuelva a ser mayoritario dentro del partido este espacio dentro más progresista, más intransigente. Porque en la UCR hay dos sectores, el otro más de centro, más moderado. Hoy están en juego estas dos posiciones.

– ¿Qué pasa si quienes arman la estrategia en el PRO le ofrecen integrar una lista de unidad?
–Tendría que haber una discusión en mi partido de la cual surgiera una modificación de este rol de convidados de piedra, de solo tener la función de legitimar decisiones que tomaron otros y que a veces no compartimos. En esa situación no me interesa ser candidato.

–¿Cambiemos puede perder?
–Es muy pronto. La gente no está pensando en eso. Está preocupada por la inflación, el desempleo, las tarifas. Todo dependerá de lo que haga el Gobierno y la UCR. Si la UCR sigue con una actitud casi temerosa, se pueden cometer errores y se pueden complicar las elecciones. Al Gobierno le hace falta más radicalismo, sobre todo a nivel nacional.