Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

En foco las subas de luz

En foco las subas de luz

La inflación de febrero y marzo podría disparar cláusulas gatillo al por mayor. Una de ellas es una indexación de los cuadros tarifarios de las distribuidoras eléctricas Edenor y Edesur, prevista en la Revisión Tarifaria Integral (RTI) si la suba generalizada de precios supera el 5% en el semestre comprendido entre febrero y agosto.

Ya que la inflación en febrero fue de 2,5% y los privados calculan otro 2% para marzo, será casi imposible evitar un alza menor al 5% hasta agosto. Sin embargo, la cercanía de las elecciones pone en duda el posible nuevo aumento, que retroalimentaría el círculo de la inflación (buena parte del número de febrero/marzo se explica por el alza eléctrica).

Con estrategia gradualista, el Gobierno está atento al impacto de los incrementos en gas, combustibles, agua y transporte, aún pendientes de resolver. El próximo aumento en electricidad sería recién en noviembre, una vez pasadas las elecciones, pese a que las revisiones son semestrales y debería aplicarse a partir de agosto.

La cláusula gatillo por inflación también se aplicó para los salarios de estatales bonaerenses y empleados de Comercio.