Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
DÓLAR
/
MERVAL

En el segundo semestre, la recuperación económica será más tibia que lo previsto

El piso en la caída de la economía se tocó entre mayo y junio. Estiman que en 2017 el PBI crecerá más de 3,5%. Divergencias sobre cuál será el motor de la expansión

En el segundo semestre, la recuperación económica será más tibia que lo previsto

La recesión que atraviesa la economía argentina se acentuó en torno a la mitad del año y, a decir por las expectativas puestas para lo que queda del 2016 y las perspectivas para 2017, lo peor quedó atrás. Sin embargo, cómo se dará el ritmo de la recuperación de la actividad hace imaginar a los economistas las diferentes letras del abecedario, por cómo se vería plasmado en un gráfico la evolución del PBI.

Todos coinciden en descartar la letra V: la pronta recuperación, casi de manera de shock, se daría sólo gracias a un fenómeno externo que impulse un alza repentina la economía. La buena noticia es que, si bien no se atravesará un corto período hasta lograr una mejora, el piso de caída de la economía se habría tocado entre mayo y junio.

Las opciones se reparten entre una L, una U y hasta vuelve la imagen de la "pipa de Nike" al escenario, por el dibujo del logo de la marca de ropa deportiva. De las tres, el peor escenario sería la L, que implica que la recesión se profundizaría por unos meses más.

"Interpreto que será una mezcla entre una L y un U", sostuvo Hernán Hirsch, de FyE Consult. Según identificó, el punto que juega en contra para traccionar la recuperación es que se parte de niveles de gasto elevado. "Se apunta a sectores con poca generación de empleo con políticas pro aperturas", dijo. Y alertó que, si bien se corrigieron ciertos desvíos en la economía, "la política macro impulsada es tremendamente inconsistente".

"Para el resto del año y, especialmente, para el próximo, el Gobierno ha optado por el "atajo 2017".

Esto es un recálculo económico, sumado al retorno a un modelo de crecimiento más al estilo kirchnerista, es decir, más impulso por empuje vía consumo interno y ya no tanta inversión y exportaciones, ante la ausencia de estos dos motores, y pese a los persistentes esfuerzos que se hicieron y se siguen haciendo", agregó.

Martín Polo, de Analytica, en cambio, sostiene que la inversión va a ser clave en la recuperación. "Ya empezó a repuntar, aunque hay aún sectores débiles, como en la construcción", sostuvo.

Descartó que se pueda dar una salida en forma de V por, entre otras razones, la elevada presión tributaria, el alto gasto público y que el contexto internacional no ayuda. Por estos motivos, identifica que el crecimiento se va a dar en forma de la "pipa de Nike". Desde Analytica estiman que 2016 va a cerrar con una caída de 1,6% en el PBI y que el año próximo habrá crecimiento, que se ubicará entre 3,5% y 4%.

Similar previsión hizo Camilo Tiscornia, de C&T Asesores Económicos: una disminución de 1% para este año y una suba de 4% para 2017. Y eligió la letra U para describir la recuperación. "Por la política fiscal más expansiva, también el agro va a ir tirando para arriba, el consumo que va a ir mejorando y Brasil, que se va a recuperar, el segundo semestre va a ser mejor, sin dudas", describió.

Para Fausto Spotorno, de Orlando J. Ferreres y Asociados, será similar, ya que dijo que se dará una suba gradual del PBI, que graficó como "una rampita". Describió que el segundo trimestre fue demasiado malo y que irá mejorando a lo largo del año. "Me lo imagino que va a ir incorporando cada vez más sectores al crecimiento", detalló.

También Miguel Bein prevé que el año próximo la economía se reactivará por un "rebote fortísimo" de la obra pública y por una recuperación del salario real, ya que según estimó los sueldos "le ganarán a la inflación".