Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
DÓLAR
/
MERVAL

En el primer semestre se retornó a la normalidad

Al primer semestre lo calificamos como el de retorno a la normalidad, producto de la decisión de revertir el rumbo de chavización que tenía la economía local, llevando adelante el ordenamiento macroeconómico. Sin embargo, este no le resultó gratis al país. La economía va a caer un 4,1% en el primer semestre del año con relación al período anterior en términos desestacionalizados anualizados, mientras que la tasa de inflación estará en niveles de 44% interanuales en junio, tras ubicarse en valores de 25% en noviembre. La retracción del nivel de actividad con alta inflación estará obedeciendo al deterioro de la capacidad de consumo de las familias, producto de la caída de los ingresos reales por el alza de los precios asociada a la devaluación, el ajuste de tarifas y a la menor disponiblidad de crédito por una política monetaria más restrictiva (ocupada en evitar una espiralización del dólar).
Aunque prevemos un segundo semestre ligeramente mejor, entendemos que no será percibida por la población. Nuestra impresión es que la decisión del Gobierno de acelerar el ritmo de ejecución del gasto público y de reducir la tasa de interés revelan un giro en la política económica del oficialismo que apuntará a que la economía empiece a crecer de cara a las elecciones de 2017. Vemos un segundo semestre donde la economía dejará de caer lentamente hasta estabilizarse hacia fin de año, con menores tasas de inflación que en la primera mitad, alcanzando niveles de 1,5/2% mensual (en Ciudad de Buenos Aires). Aún pese a esta mejoras, el PBI real estará finalizando con una caída del 2% en todo y una tasa de inflación del 44%.