Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
DÓLAR
/
MERVAL

En el kirchnerismo definen si reciben a Cristina con otro acto

La ex mandataria volverá el 6 o el 7 de agosto para tener una mediación con Stolbizer y otra con Feinmann. En una entrevista a medios extranjeros afirmó que no teme ir presa

Cristina recibió en El Calafate a un grupo de periodistas extranjeros

Cristina recibió en El Calafate a un grupo de periodistas extranjeros

Mientras en el interior de su fuerza se sigue discutiendo la eventualidad de que vaya presa, al igual que en la Casa Rosada se analiza esa hipótesis, Cristina Fernández de Kirchner regresará a la ciudad de Buenos Aires por tercera vez desde que dejó la Presidencia y se recluyó en Santa Cruz. Y de nuevo, volverá para asistir a una cita judicial: la adelantada mediación con la diputada del GEN, Margarita Stolbizer, el 8 de agosto, y otra, tres días después, con el periodista Eduardo Feinmann.

Con fecha probable de vuelo el 6 o el 7 de agosto, en el cristinismo todavía no definieron si, además de sus obligaciones judiciales, impulsada por su acusación contra una de las denunciantes de la causa Hotesur, la ex jefa de Estado tendrá alguna agenda política en su nuevo desembarco. Más allá de alguna cita en el Instituto Patria, desde la dirigencia K le reclaman alguna reaparición en los distritos, sobre todo por la rumoreada posible candidatura a senadora en suelo bonaerense el próximo año.

"Todavía no hay nada organizado", contaban ayer en La Cámpora. No obstante, acotaban que todavía no está definido si la nueva visita de Cristina Kirchner será como la primera, con escenario y acto frente a Comodoro Py luego de declarar ante el juez Claudio Bonadio por la causa de dólar futuro, o la segunda, que debió venir a recibir una notificación de su procesamiento. Esta vez, por denuncias por calumnias e injurias contra Stolbizer y Feinmann, fue su jugada la que la obligará a dejar El Calafate.

Esperando un pedido de disculpas, que no recibiría en ninguno de ambos casos, cerca de la ex Presidenta contaban ayer que luego de los cara a cara, se avanzará con la denuncia.

Mientras en el oficialismo temen una "victimización" de la ex Presidenta, a quien el propio Mauricio Macri eligió como némesis para contraponer ambos "modelos", en una entrevista a medios extranjeros Cristina Kirchner admitió la posibilidad de terminar en prisión: "Temor a la cárcel, te soy sincera, no tengo en absoluto". "Ser peronista en este país nunca fue fácil y nunca fue gratis", agregó.

Su ex jefe de Gabinete, Aníbal Fernández, retomó ayer la misma idea en radio Del Plata: "No es la primera vez que en la Argentina ser peronista es costoso". Y opinó, además, que existe un "nivel de persecución" contra la ex mandataria que "está dirigido" a lograr que termine tras las rejas pero que cree "ciegamente" en su inocencia.