U$D

MIÉRCOLES 24/04/2019

En el Gobierno creen que por la crisis se le dificulta salir a hacer campaña

La inflación, que estiman superará los cuatro puntos en marzo, golpea el ánimo e impide salir a buscar votos en provincias. Cuáles son las expectativas futuras

En el Gobierno creen que por la crisis se le dificulta salir a hacer campaña

Nueve de cada diez entrerrianos depositaron en las urnas este domingo su apoyo al justicialista Gustavo Bordet o su voto al candidato del Gobierno, Atilio Benedetti. Esa lectura es la que en el Ejecutivo nacional hacen al resaltar el escenario de extrema polarización que se produjo en la provincia en la que la Casa Rosada tenía expectativas de competir de igual a igual. Lejos estuvo de hacerlo, ya que Bordet se impuso por 25 puntos de diferencia. Aunque cerca de Macri, incluso preocupados, explicaron los por qué de tan abultada diferencia.

“Pensábamos que como máximo la distancia iba a ser de 13 o 14 puntos”, admite una fuente ejecutiva, golpeada por el resultado final, pero que dio sus razones del traspié. A diferencia de 2015, sostienen en el Gobierno, en las PASO entrerrianas el peronismo compitió unido, por lo que Bordet sumó los 15 puntos que había logrado el Frente Renovador en esa ocasión, más un remanente de votos propios del kirchnerismo.

En el macrismo creen que Bordet es un gobernador fuerte, que además se potenció por tener a todo el PJ unido en torno a su figura. Tenía 65 puntos de imagen positiva en la previa, número que, creen, podría arañar en las generales del 9 de junio.  También señalan en el Gobierno, respecto a lo que viene: “El partido está liquidado”. Pero dicen que, pese a ello, la imagen de Macri en la provincia se mantiene alta, cerca del 45%.

No obstante, reconocen en la Rosada que es difícil “hacer campaña” en este contexto, con la economía sin señales positivas y una inflación que se conocerá mañana y que, admitió Macri, tendrá su pico en marzo. “Va a estar arriba de los cuatro puntos”, deslizan en el Ejecutivo.

Hay quienes creen que el número estará apenas por debajo de ese porcentaje, pero que el Gobierno pone la vara alta de manera estratégica para que, luego, cuando se difunda la cifra oficial a través del Indec, el impacto sea menor. En ese contexto, esperan que los anuncios que hará Macri el miércoles logren hacer crecer el consumo y ayuden a bajar la inflación. Pero reconocen que son “limitados” y le bajan el precio, internamente: “Tampoco será un Plan Marshall”.

Los citados problemas para hacer campaña repercuten directamente en las performances de Cambiemos en las provincias, aseguran en el Ejecutivo. Si bien creen que las performances electorales están alineadas a las de 2015, asumen que siendo Gobierno las expectativas eran mayores.

De cara a lo que viene, la esperanza está depositada en competir con buenas perspectivas en Córdoba y Santa Fe, dos provincias que históricamente le han sido adversas en las gobernaciones pero en las que, sobre todo en Córdoba, Macri ha redondeado buenos números en el ballottage que lo llevó a la presidencia en 2015.

En el Gobierno sostienen que será vital fortalecer la sociedad dentro de Cambiemos de cara a lo que viene. De allí que en las últimas semanas se profundizaron los encuentros con los radicales, en pos de sacar adelante un plan anticrisis, pero también para lograr que Macri refuerce su candidatura y mejore los niveles de intención de voto que hoy tiene, de entre 30% y 35% según las principales encuestas.