Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
DÓLAR
/
MERVAL

En el Gobierno creen que la destitución de Dilma es una buena noticia que encamina la economía

Piensan que la economía brasileña comenzará a transitar un sendero de crecimiento. Y, como efecto rebote, ese crecimiento tendrá derrame positivo en la Argentina

por  ANDRÉS SANGUINETTI

Enviado especial - Rosario
0

El ministro del Interior, Rogelio Frigerio, ayer durante su discurso en el Precoloquio de Idea en Rosario

El ministro del Interior, Rogelio Frigerio, ayer durante su discurso en el Precoloquio de Idea en Rosario

La destitución efectiva de Dilma Rousseff fue tomada como una buena noticia por el Gobierno. No debido a razones políticas o ideológicas sino por lo que representa como normalización institucional del principal socio comercial argentino y la mayor economía del Mercosur. Las señales que, según varios de los ministros del gabinete del presidente Mauricio Macri, llegan del país vecino son alentadoras y hacen pensar que la economía brasileña comenzará a transitar un sendero de crecimiento. Y, como efecto rebote, ese crecimiento tendrá derrame positivo en la economía argentina.

Por lo menos así lo hicieron saber los ministros del Interior y Obras Públicas, Rogelio Frigerio, y de Producción, Francisco Cabrera, durante el Precoloquio de IDEA Centro que se llevó a cabo ayer en Rosario y del cual ambos fueron protagonistas. Tras hacer ambos, cada uno a su turno, un repaso de las medidas que se tomaron durante estos primeros ocho meses de gestión del Gobierno, consideraron que la salida de la ahora ex presidenta del país vecino y la confirmación de la gestión Michel Temer, será positiva para la Argentina. "Nos ubica en una posición competitiva si tenemos en cuenta que el 50% de las manufacturas de origen industrial argentinas tienen dependencia de Brasil", aseguró Cabrera. El titular de la cartera de Producción también estimó que la economía del país vecino "dejó de caer".

Si bien ayer se conoció que la economía brasileña se contrajo un 3,3% en el último trimestre, los datos que se manejan en Producción dan cuenta de que la inversión en Brasil creció 0,4% y la industria levantó la puntería dejando atrás las caídas que venía mostrando.

Esto a pesar de que los datos que se difundieron desde el país vecino hablan de una baja de 4,9% de la economía en el primer semestre frente a los seis primeros meses de 2015, cuando el PBI cayó un 3,8%, su peor resultado en 25 años. Todavía se habla de la peor recesión enfrentada por Brasil en varias décadas y que el país puede terminar 2016 con una nueva contracción económica, con lo que encadenaría dos años consecutivos de crecimiento negativo por primera vez desde la década de 1930.

Sin embargo, en el gobierno argentino la mirada es positiva y permite a varios de sus ministros considerar que la mejora en Brasil va a impulsar la competitividad argentina, mejorando el clima local.

Incluso, estiman que Brasil ayudará al comienzo del ciclo de crecimiento de la economía argentina que, según sostienen, comenzó en este último cuatrimestre del año y que se profundizará durante 2017. La baja de la inflación también es considerada como ‘inexorable’ tanto por Cabrera como por Frigerio, para quienes es un dato que colaborará con la visión de crecimiento de la economía local. "Con una cosecha récord, una obra pública en marcha, con jubilados con mejores ingresos, tasas de consumo que dejaron de caer va a ser un cuarto trimestre esperanzador para un 2017 con crecimiento", señaló Cabrera.

Por su parte, Frigerio aseguró que el Gobierno está cumpliendo el 20% de su gestión con una serie de medidas adoptadas "que están cambiando al país para bien". Si bien recordó que el objetivo primordial del presidente Macri es reducir la pobreza y crear empleo genuino, hizo un repaso por las medidas sociales que ya se tomaron y señaló a la recuperación de la confianza como otro objetivo esencial. En este sentido, hizo referencia a la obra pública y la infraestructura como aspectos importantes "para hacer andar esa rueda que tanto impacto positivo tiene en el empleo".

Pagamos las deudas que el Gobierno anterior había frenado. Emprolijamos la situación que estaba infectada en corrupción", dijo. Con respecto a la inflación fue coincidente con su compañero de gabinete. "Empezó una tendencia inexorable a la baja", sostuvo. "Estamos seguros que el año que viene después de 5 años de no crecer el empleo lo hará", señaló. "Sembramos mucho para combatir la principal preocupación como es la inflación. Una de las más altas del mundo. Y el presidente está decidido a terminar con ese problema. Hicimos políticas fiscales y monetarias serias, razonables. Agosto va a ser el mes con una de las inflaciones más bajas de los últimos 10 años", añadió Frigerio.

La misma foto que mostró Cabrera, quien también hizo mención al desempleo como problema estructural. "El empleo prio riza y asigna recursos en nuestro proyecto de desarrollo económico, que es nuestro plan productivo nacional", argumentó.

En ese marco dijo que "el debate" debe darse sobre la productividad. "Necesitamos un país más productivo. Y en eso está trabajando todo el Gobierno. Un tema es el costo del capital, que es muy alto", remarcó.