Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
U$D
/
MERVAL

En el Día de la Bandera, Macri llamó a "trabajar juntos" para "derrotar al narcotráfico"

El mandatario encabezó el acto en Rosario con Lifschitz y sólo pudieron ingresar alumnos acreditados. También participaron ex combatientes de Malvinas

En el Día de la Bandera, Macri llamó a

El presidente Mauricio Macri encabezó ayer los festejos oficiales por el Día de la Bandera en Rosario, donde hubo un extremo operativo de seguridad e incidentes, y llamó a "trabajar juntos" para "derrotar al narcotráfico".

El mandatario aprovechó la captura de Ibar Pérez Corradi, el empresario farmaceútico que estaba prófugo de la Justicia acusado de ser el instigador del triple crimen de General Rodríguez, para apelar al combate contra el narcotráfico, lo que volverá a hacer hoy durante la jura de la bandera de los cadetes policiales en La Plata.

El jefe de Estado llegó a Rosario, donde se reforzó al extremo la seguridad, para evitar una protesta de la Multisectorial contra el Tarifazo, que concluyó con el concejal Eduardo Toniolli (Movimiento Evita) herido de un bastonazo en la cabeza que le propinó la Gendarmería. El Gobierno volvió a repetir el operativo que usó durante el Tedeum en Plaza de Mayo y valló el perímetro del acto, a 300 metros del escenario, donde nadie pudo entrar sin acreditación.

El helicóptero de Macri aterrizó a cuatro cuadras del Monumento a la Bandera y desde allí compartió una combi con el gobernador Miguel Lifschitz. Al bajarse, algunos chicos de escuelas acreditados al acto lo recibieron al grito de "Sí se puede", el cantito que usó el PRO para arengar a su tropa durante las elecciones de 2015.

El Presidente compartió el protagonismo con el mandatario socialista y, a diferencia de su visita anterior a la provincia, esta vez el radicalismo quedó fuera de la foto porque el intendente de la capital provincial, José Corral, viajó a Francia.

Macri subió a las 11:20 al atrio que compartió con Lifschitz y la intendenta de Rosario, Mónica Fein. Al escenario también subieron abanderados de cada provincia argentina y representantes de los ex combatientes de Malvinas. Mientras que abajo, entre varios globos blancos y celestes, cientos de alumnos juraron la bandera. La ceremonia no estuvo llena de manifestantes, lo que marcó un fuerte contraste con los actos de la gestión de la ex presidenta Cristina Fernández, donde una multitud de vecinos y militantes cada 20 de junio se acercaba a la ceremonia.

El Presidente habló después de que un actor que interpretó al prócer Manuel Belgrano encabezó la jura a la bandera de los alumnos. A diferencia de Lifschitz, que pronunció un discurso foco en la historia, Macri aprovechó el atril para hablar de su mandato. Allí, propuso "trabajar juntos para que el camino sea la pobreza cero en la Argentina, para derrotar el narcotráfico que tanto daño le ha hecho a Rosario y al país, y a unir a los argentinos", enfatizó el mandatario, sin mencionar la detención de Ibar Pérez Corradi en Paraguay. El oficialismo quiere aprovechar la caída del presunto autor intelectual del "triple crimen" y del ex secretario de Obras Públicas, José López, para llevar al Congreso esta semana la Ley del Arrepentido y el proyecto de Extinción de Dominio, cuya autoría es del Frente Renovador de Sergio Massa.

Hacia el cierre del acto, Macri también identificó los principales desafíos encarar los problemas que afronta la economía, entre los que mencionó la falta de creación de trabajo desde hace cinco años y la inflación que "siempre ataca primero a los que menos tienen".