Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
U$D
/
MERVAL

En dos días, la soja en Rosario subió 15% en pesos, pero las ventas siguen demoradas

Las ofertas por la oleaginosa marcaron $ 3100 la tonelada, pero los vendedores se desprendieron de 35.000 toneladas. Recomiendan mirar la experiencia en Brasil

La preocupación se apoderó del Gobierno. Pese a las medidas en favor del sector agropecuario, no se registró hasta estos días el "aluvión" de ventas de los cereales y oleaginosas que esperaba la administración de Mauricio Macri tras la reducción de retenciones, el fin de las trabas comerciales y la devaluación de diciembre.
Y si bien desde el Ministerio de Agroindustria confían en que las ventas de los productores se intensificarán en los próximos días, ese arranque sigue lento.
En los dos primeros días hábiles de 2016, el precio de la soja en Rosario subió 14,8% en pesos, y ayer quedó a $ 3100 la tonelada. La mejora, de $ 400 la tonelada en dos días, hizo que se concretaran negocios por 125.000 toneladas en la Bolsa de Comercio de Rosario, aunque el grueso de esas operaciones se cerró el lunes y ayer, pese a que el dólar volvió a subir, en el recinto rosarino se sintió "cierto vaciamiento de oferta".
Las explicaciones de analistas y operadores apuntan a que el combo baja de retenciones y tipo de cambio todavía no deja "cómodos" a los productores. Otros mencionan que la oleaginosa retenida en acopios y silobolsas no es tanta como se estima.
"No hay más de 9 millones de toneladas de la vieja cosecha", indicó un analista, para refutar los cálculos –sobre la base de la estimación de cosecha total de 60 millones de toneladas y las compras informadas por la exportación y la molinería, que al 23 de diciembre último llegaban a 48 millones de toneladas– de que los productores aun tienen en su poder entre 10 y 13 millones de toneladas.
Pero lo cierto es que la lentitud en las ventas de los productores no solo se registra con la llamada cosecha "vieja", también viene muy despacio la comercialización de la campaña 2015/16, que está creciendo en los campos y se estima arrojará una producción de entre 58 millones y 60 millones de toneladas.
En ese sentido, un informe de la corredora Zeni expuso que las ventas adelantadas de soja, a diciembre pasado, representaban apenas 4,20% de la producción total registrada.
El trabajo contrastó esa situación con lo que sucede en la comercialización de soja aun sin cosechar en Mato Grosso, principal estado brasileño productor de soja y donde la cosecha acaba de comenzar. Con una producción prevista en 28,03 millones de toneladas solo en esa región (algo por debajo de la campaña previa por efecto de la sequía que afectó los cultivos en los últimos meses), los sojeros de Mato Grosso vendieron de manera adelantada 55,6% de su cosecha.
A fines de 2014, esos mismos "farmers" habían comercializado de manera adelantada apenas 25% de su producción. En Zeni consideran que ese salto interanual de ventas anticipadas estuvo dado por la fuerte devaluación del real, que hizo que los precios de la cosecha 2016 expresados en reales crecieran 22% en el año, contra una caída de 17% en dólares.
El reporte sostiene que en el mismo lapso, el precio de cosecha 2016 en la Argentina se redujo 15% en dólares, y creció 32% en pesos. Y recomienda mirar la experiencia del vecino país y analizar que "el precio actual de la soja nueva argentina, en términos de resultados, equivale a una soja Mayo 16 de al menos u$s 250, antes de la devaluación del peso, si los insumos se pesificaron de manera previa".
"Si bien los valores puntuales dependen de la situación de costos de cada uno, no habría que hacer más cuentas con los precios en dólares anteriores a la devaluación, ya que el tablero de costos e ingresos cambió", recomendaron desde la firma.