Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

En clima de fuerte tensión, el Gobierno enfrenta el primer paro general de CGT

La adhesión del transporte garantizará la medida. Habrá cortes y protestas de movimientos sociales y la izquierda, pero el Ejecutivo promete asegurar la libre circulación

En clima de fuerte tensión, el Gobierno enfrenta el primer paro general de CGT

En un escenario marcado a fuego por el avance de la conflictividad social y la aceleración del proceso de polarización política, el sindicalismo peronista aglutinado en la CGT encabezará hoy el primer paro general contra la administración de Mauricio Macri, a 16 meses de iniciada la gestión Cambiemos. El reclamo de un cambio en las políticas económicas del Gobierno que en el discurso gremial profundizaron el deterioro del mercado laboral, la caída de los ingresos de los trabajadores y la contracción del consumo, además del efecto del incremento de las importaciones en la producción industrial, constituyen la bandera de la huelga, que se anticipa contundente por la plena adhesión de los poderosos sindicatos del transporte y las protestas anunciadas por organizaciones sociales y partidos de izquierda.

Con el envión del respaldo que recibió en la marcha del último sábado, la Casa Rosada apostó en los últimos días por una ofensiva de confrontación directa contra el poder sindical y apalancó su batalla contra el paro sobre dos ejes: denunciarlo como parte de un intento más por desestabilizar su gestión y, en paralelo, desacreditar su argumentación económica, pese a que la realidad todavía no evidencia síntomas concretos de un proceso efectivo de recuperación. La sorpresiva escalada en el discurso oficial contra la protesta sumada a algunos exabruptos en la propia reacción sindical profundizaron el clima de tensión y en consecuencia la lógica de un juego político que ahonda la fractura de la sociedad, la famosa grieta.

En la previa a la medida de fuerza, Macri ordenó a sus colaboradores poner en marcha un fuerte operativo de seguridad para garantizar la libre circulación durante la jornada ante los piquetes en los accesos y el centro porteño anunciados por agrupaciones de izquierda y movimientos sociales. Patricia Bullrich, la ministra de Seguridad, cumplió ayer mismo con el mandato y desplegó un fuerte operativo con efectivos de la Policía Federal ante un sorpresivo corte dispuesto por mas de una decena de movimientos sociales, con algunos manifestantes encapuchados y portando palos, en la intersección de las avenidas 9 de Julio y Belgrano, frente al Ministerio de Desarrollo Social, en reclamo por planes de trabajo.

Desde el Gobierno advirtieron que repetirán hoy similar procedimiento ante los piquetes que desde primera hora de la mañana efectuarán diversas organizaciones en el Puente Pueyrredón, la subida de la autopista La Plata-Buenos Aires, Puente La Noria, General Paz y Constituyentes, Acceso Oeste y Vergara, y avenidas Corrientes y Callao, el Hospital Posadas y en varios trayectos de la Panamericana, y frente al Obelisco a las cerca del mediodía. Además, otros movimientos marcharán a las 11 hacia el hotel Hilton de Puerto Madero, donde se desarrollará la edición latinoamericana de Foro Económico Mundial, a la que asistirá el Presidente.

"Este paro ya está quebrado, porque una gran parte de la sociedad no lo quiere. Vamos a trabajar para que no se corten los accesos porque queremos que la gente que está dispuesta a trabajar pueda llegar a su trabajo", desafió Bullrich.

Desde la conducción cegetista, le respondió el triunviro Juan Carlos Schmid, quien consideró que durante la huelga los piquetes "serán inocuos" porque la adhesión de los gremios del transporte público (UTA, Fraternidad, Unión Ferroviaria, metrodelegados y los 8 sindicatos aeronáuticos) garantizará la contundencia de la medida de fuerza.

Por ese motivo durante toda la jornada no funcionarán los servicios de colectivos, trenes ni los subterráneos porteños. Tampoco saldrán los vuelos desde los principales aeropuertos del país, mientras los servicios de taxis funcionarán a medias por la participación en el medida de uno de los dos gremios de la actividad.
La adhesión de Camioneros, a su vez, suspendió desde anoche los servicios de recolección de residuos, en tanto que hoy no habrá transporte de cargas, de alimentos, combustibles, clearing bancario, logística ni correos.

La actividad de los bancos también se verá paralizada al igual que la atención en comercios y supermercados. En los hospitales públicos y centros de salud solo habrá guardias mínimas y tampoco funcionarán los organismos de la administración, mientras no se dictarán clases en ninguno de los niveles educativos.
La huelga también se extenderá a las principales actividades de la producción industrial y a los emprendimientos de la construcción.

Más notas de tu interés

Comentarios4
Roberto Miguel Salatino
Roberto Miguel Salatino 06/04/2017 01:55:04

en Paraná la actividad es normal en colegios, bancos con atención normal con personal reducido, paro de camiones en acceso al túnel, el comercio normal

demian baus
demian baus 06/04/2017 05:20:57

Siendo que las inversiones por cuestiones políticas se mostraron renuentes, el presidente no debió desconocer cuan asfixiante fue la politica monetaria contractiva que impulsó el BCRA. Debió tomar otra clase de medidas contra la inflación y no esa

06/04/2017 01:08:16

gendarmeria a la calle, el pueblo lo exige

hpuelman Puelman
hpuelman Puelman 06/04/2017 08:43:52

yo no lo exijo.