Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

El corazón del bloque K termina su mandato y su futuro es incierto

El Frente para la Victoria tiene atado su destino electoral a la estrategia de Cristina Fernández. Aún con buena performance, el oficialismo no lograría mayoría propia

Los principales referentes del núcleo kirchnerista en la Cámara de Diputados cumplirán sus mandatos este año y la incógnita sobre qué pasará con sus bancas va de la mano con la incertidumbre sobre el peronismo bonaerense. La continuidad del corazón de la bancada, que responde a la ex presidenta Cristina Fernández de Kirchner, depende de cómo se termine de delinear el escenario en la Provincia.

Son diez lugares. Los diputados Héctor Recalde, Juliana Di Tullio, Diana Conti, Teresa García, Carlos Kunkel, Carlos ‘Cuto’ Moreno, Remo Carlotto, Luis Cigogna, Edgardo Depetri y Francisco Plaini terminan sus mandatos en diciembre de este año. A ellos hay que sumar casos de otros distritos, como la porteña Liliana Mazzure o la chaqueña Sandra Mendoza que también se referencian en la ex mandataria.

Con la incertidumbre bonaerense en su pico máximo, no es seguro que estos diez diputados logren renovar sus bancas en las elecciones de este año. Están atados al resultado de la estrategia electoral que está desplegando la ex presidenta; que tendrá en frente en el territorio a los armados de Sergio Massa (a quien también se le termina el mandato y se muestra cada vez más cerca de Margarita Stolbizer), de los intendentes del grupo Esmeralda, de Florencio Randazzo y del propio oficialismo, que apuesta a tallar en la discusión del peronismo con la intención de dividir y reinar.

Sea cual fuere el resultado de la vuelta electoral, Cambiemos no logrará mayorías legislativas en ninguna de las dos Cámaras. Aunque sí puede mejorar su performance. Cálculos optimistas presagian un bloque oficialista de cien diputados, al que le costaría menos esfuerzo llegar al quórum gracias a los bloques minoritarios muy dispuestos a acordar con el oficialismo, como los misioneros o los santiagueños. Además está mirando con atención casos como el de Darío Giustozzi, que culmina su mandato este año y no tiene un alineamiento definitivo en la Provincia.

En paralelo, el oficialismo deberá dedicarse a su propia interna, con una Elisa Carrió que termina su mandato y ya avisó que en caso de competir, lo hará en la provincia de Buenos Aires. Es el distrito electoral más importante del país y Cambiemos apuesta a poder enfrentar en el cuarto oscuro varias boletas peronistas, y que una tenga un nombre indiscutiblemente kirchnerista. Sería el escenario ideal para el Gobierno, que desea ver derrotada a la ex presidenta en su provincia natal y con el núcleo de su bloque legislativo en retirada.

En la Cámara baja permanecerán, de todas formas, los dirigentes de La Cámpora, que tienen mandato hasta 2019. Con Máximo Kirchner a la cabeza, seguirán estando en el Congreso Mayra Mendoza, Andrés ‘Cuervo’ Larroque y Eduardo ‘Wado’ De Pedro, entre otros. La duda es si seguirán acompañados del corazón de lo que fue durante los últimos doce años el bloque K.