Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
U$D
/
MERVAL

En Chapadmalal, Macri reclamó a sus ministros no distraerse de la gestión

El Presidente pidió a sus funcionarios que estén atentos y calificó la gestión del primer año de Gobierno en 8 puntos. “Faltan 2 puntos para llegar a 10”, sostuvo.

En Chapadmalal, Macri reclamó a sus ministros no distraerse de
la gestión

El presidente Mauricio Macri reclamó hoy a sus ministros durante el “retiro espiritual” que encabeza en Chapadmalal que se focalicen en su “gestión”, que no se distraigan y “estén atentos” en sus funciones y calificó la gestión del primer año de Gobierno en 8 puntos, al afirmar que “faltan 2 puntos para llegar a 10”.  

“El Presidente quiere que los ministros nos focalicemos a fondo, que no nos olvidemos, que nos ocupemos, que no nos distraigamos, que estemos atentos al estar al frente de la gestión”, explicó la ministra de Seguridad, Patricia Bullrich al hablar en una conferencia de prensa conjunta con sus colegas de Hacienda, Alfonso Prat Gay, y de Interior, Rogelio Frigerio, en la que también se remarcó que el elenco gubernamental trabaja en la puesta en marcha de cien iniciativas separadas en ocho ejes de gestión.

“Nos faltan dos puntos para llegar a 10... Mejorar la gestión de cara del año que viene para madurar muchas de las decisiones que tomamos”, expresó por su parte Frigerio quien junto a Prat Gay remarcaron que de este retiro espiritual surgirá un programa de gestión para el año 2017 focalizado en distintas áreas como vivienda, agua potable, reforma política, gobernabilidad, ayuda social, energía, transporte e infraestructura y producción.

Al explicar la metodología del denominado “retiro espiritual” que inauguró Macri en el Gobierno nacional, aunque ya lo hacía con reuniones periódicas con sus funcionarios cuando era jefe de gobierno porteño, Prat Gay sostuvo que “autoevaluarse es un signo de cambio y la autocrítica es hoy un proceso de autoevaluación”.

Según pudo saber DyN, en la jornada de “retiro” ya que las reuniones se llevan a cabo a puertas cerradas a la prensa en el histórico complejo presidencial de Chapadmalal, cada ministro expone su gestión ejecutada durante el 2016 y sobre las proyecciones para el año próximo.

En la jornada se trató de la obra pública dividida en los tres ministerios que tienen responsabilidad como Transporte, Energía y Obras Públicas e Infraestructura. En ese sentido, Frigerio sostuvo que “esta modalidad de retiro no es nueva porque el presidente Macri lo implementaba desde su gestión como Jefe de Gobierno de la Ciudad Autónoma y es para evaluar lo que se cumplió en el año y la proyección para el año entrante” y agregó que “no hay mucho tiempo para distendernos porque estamos reunidos desde las ocho de la mañana”.

La idea es focalizar en cada uno de los temas y el seguimiento de los mismo a lo que la ministra de Seguridad señaló que “el propio presidente Macri nos indicó que nos focalicemos a fondo en cada tema. Demostrar que estamos en la gestión”.

Ante una pregunta de un periodista respecto a la distribución de los funcionarios en los chalets y bungalows de Chapadmalal, Frigerio señaló que le “tocó compartir con Francisco Cabrera (Producción), pero estamos en habitaciones separadas”, a lo que acotó Alfonso Prat Gay: “Yo estoy con Hernán Lombardi, pero también estamos en piezas separadas, así que no sé si ronca”.

A diferencia de la primer jornada, este viernes la seguridad dispuso un amplio operativo de control en todo el sector con vallas para separar el lugar del “retiro” con los curiosos y la prensa. El operativo de seguridad incluye personal de Gendarmería, policía Federal, Policía de la Provincia, Prefectura con sus lanchas y botes en el mar en proximidades al sector presidencial, y hasta drones que realizan seguimiento a los camarógrafos para que no tomen imágenes “no permitidas”.