Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
U$D
/
MERVAL

En Argentina, el costo laboral en dólares supera en un 33% el promedio de 20 años

Por el momento, la variación experimentada es similar a la registrada con la devaluación de principios de 2014. Cuáles son los desafíos para el Gobierno y las empresas.

En Argentina, el costo laboral en dólares supera en un 33% el promedio de 20 años

Los datos del segundo trimestre muestran que el costo laboral unitario medido en dólares se reduce en el segundo trimestre un 16,3% interanual, debido principalmente a la devaluación de diciembre.

Por el momento, la variación experimentada por el CLU es similar a la registrada con la devaluación de principios de 2014. El desafío, desde el punto de vista de la competitividad, es que esta variable no haga igual recorrido que el CLU del segundo trimestre de 2014 a igual período de 2015, cuando los costos laborales en dólares, corregidos por productividad, subieron 14,5% interanual, dejando a la economía en un escenario de precios relativos semejante al de fin de 2013, pero con los costos de la aceleración inflacionaria de 2014.

Un factor clave para no repetir esa mala experiencia es la evolución de la tasa de inflación. Si la inflación tiende a converger a la meta fijada por el Banco Central, de 20% acumulada en estos últimos meses de 2016 y de 17% a fin de 2017, entonces es factible que el cambio de precios relativos puede mantenerse en el tiempo, aunque con la acotada magnitud verificada hasta aquí.

Las variaciones del CLU en USD mantienen una relación directa con el comportamiento de la productividad, es decir, la cantidad de empleados por unidad producida, y con la variación de los salarios reales (cociente entre salarios nominales y tipo de cambio). En el siguiente cuadro se observa esta relación donde en el segundo trimestre de 2014, mientras los salarios en dólares caían 16% interanual y la productividad lo hacía un 0,7%, el costo laboral unitario se achicó 15,4% interanual. A su vez, en el segundo trimestre de 2016, mientras los salarios caían 19% interanual y la productividad lo hacía en 3,2%, el costo laboral se redujo 16,3%.

Tanto en 2014 como en 2016, la caída del costo laboral medido en dólares, se explica por la caída de los salarios en esta divisa. En ambos períodos vemos que el salario nominal aumentó 29,1% y 31,4% interanual respectivamente, pero a su vez, el tipo de cambio subió todavía más (53,7% en 2014 y 62,2% interanual en 2016), lo que hizo que el salario en dólares tienda a la baja.

En caso que el CLU pueda mantenerse en los próximos trimestres en un nivel semejante al actual (que se consolide al cambio de los precios relativos), se ubica un 33% por encima del índice promedio que arranca en 1998. Obsérvese que para esa serie con índice 100 en 1997, el punto mínimo se obtuvo en 2002 con 18,4 y los máximos fueron 133,8 en 2013 y 127,9 en 2015. El nivel actual, de 97,2 es semejante al de 2011, cuando marcó 99,5 puntos.