U$D

LUNES 27/05/2019

Empresas de salud, entre las paritarias y la devaluación

Neuspiller, el superintendente

Neuspiller, el superintendente

Precios de insumos y costos de operación que suben por el ascensor, en un contexto en que los ingresos aumentan escalón por escalón. Éste parece ser el camino por el que transitan hoy la mayoría de las prestadoras privadas de salud.

La fuerte devaluación del peso en 2018 afectó de manera importante al sector de la sanidad, una actividad que trabaja con insumos, material descartable y medicamentos dolarizados. En paralelo, la paritaria del sector cerró el último año en 27%, a lo que se sumaron cuotas de 6% en marzo y 7% en abril de 2019, en el marco de la revisión por el diferencial con la inflación. Así, el acumulado llega a 40,5% de incremento salarial, aseguran fuentes de la Cámara de Prestadores del Conurbano (CaPresCo).

No es un tema menor, en la prestación de salud los salarios representan más del 60% del costo total. El tema se complica más cuando se observa lo que ocurre a nivel de ingresos. "La mayoría de las clínicas dicen tener imposibilidad de pagar el último aumento acordado en paritarias", sostuvo Oscar Mikocs, vocero de CaPresCo, entidad que agrupa a unos 70 sanatorios de la zona Oeste del conurbano bonaerense.

El agua llegó al río el viernes pasado, cuando se abonaron los salarios de marzo sin el último incremento. Desde el sector prestador señalan que hay entidades que no pueden afrontar ese pago, e incluso algunas abonaron sólo una parte de los salarios. Frente a ello, el Sindicato de Sanidad (FATSA) ya anticipó que habrá movilizaciones y medidas de fuerza en los próximos días.

"En 2018 las obras sociales aumentaron 20 a 22% el valor de los aranceles pagados a los prestadores, frente a un incremento del 100% en los insumos dolarizados y 40,5% de ajuste salarial", aseguró Mikocs, en referencia a la estrategia llevada a cabo por obras sociales como IOMA, el PAMI u obras sociales provinciales. Las prepagas, por su parte, subieron sus aranceles entre 33% y el 40%, según los casos.

"El panorama es crítico para algunas clínicas, que corren riesgo de cerrarse", indicó Mikocs, en alusión al desfasaje entre la actualización de aranceles y suba de costos. Y cuánto más incidencia de obras sociales en su mix de ingresos, más compleja es la situación.

En este contexto, la Federación de Clínicas de Buenos Aires (Fecliba) pidió la intervención del Superintendente de Servicios de Saludos, Sebastián Neuspiller. No hubo buenas noticias. En el organismo contestaron que el manejo de los aranceles "está fuera del alcance de la Superintendencia". Fuentes del sector estiman que necesitan, de forma urgente, que los aranceles se actualicen como mínimo el 40 por ciento.

Comentarios0
No hay comentarios. Se el primero en comentar

Más notas de tu interés

Shopping