Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Empresarios textiles advierten que no darán bono de fin de año

Aseguraron que “la prioridad” es mantener los puestos laborales y pagar los salarios.

Empresarios textiles advierten que no darán bono de fin de año

El titular de la Fundación PRO-Tejer, Jorge Sorabilla, advirtió hoy que el sector textil no dará un bono de fin de año por la situación que atraviesa, y aseguró que “la prioridad” es mantener los puestos laborales y pagar los salarios.

“Cayó un 25% el nivel de actividad. Esto significa menos horas trabajadas, gente suspendida y los empresarios haciendo un esfuerzo enorme tratando de mantener su plantilla de trabajo. La prioridad es tratar de pagar los salarios de la gente que, además, en algunos casos no está trabajando”, señaló.

En diálogo con radio 10, el presidente de la entidad reconoció que el reclamo de los trabajadores es justo, porque el salario perdió poder adquisitivo, pero indicó que no se va a pagar un bono.

“No vamos a pagar el bono pero no porque seamos malos o porque la gente no se lo merezca. Es evidente que el poder adquisitivo de la gente se cayó, lo padecemos en el consumo. Esa es una realidad. Pero la realidad de nuestro sector es otra”, subrayó.

Sorabilla cuestionó la “imposición” del Gobierno al habilitar la discusión de un bono de fin de año porque “lo único que hace es poner en riesgo el sistema de empleo”.

Además, criticó la “avalancha” de importaciones textiles que se produjo en el primer semestre del año, y si bien admitió que el Gobierno “se dio cuenta de que cayó el nivel de actividad y está poniendo en riesgo el sistema productivo”, explicó que solo se “desaceleró” el ingreso de productos del exterior en el último trimestre pero no se frenó.

“Nosotros empleamos 420.000 personas en toda la cadena de valor. El salario promedio es de u$s 1.300 con cargas sociales, y competimos con economías que no llegan a pagar u$s 400. Acá estamos muy caros en dólares y no tenemos poder adquisitivo, es un problema de nuestra economía”, analizó.