Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
U$D
/
MERVAL

Empresarios franceses, impresionados con el giro de la Argentina post-Cristina

No importa el sector, se mira la transición como una usina de oportunidades de negocio. Interesados en sentarse a la mesa, preparan visita. Pero el proceso lleva tiempo

por  LAURA GARCÍA

Editora de Finanzas

 

0
Empresarios franceses, impresionados con el giro de la Argentina post-Cristina

"Todos querían venir a la Argentina pero no pude traerlos a todos", bromeó François Hollande en su visita de fines de febrero a Mauricio Macri. En el café Le Comptoir du Panthéon, en una París en la que no cesa de llover, Stéphane Israël, CEO de Arianespace y parte de la comitiva empresaria que visitó Buenos Aires, confirma ese interés.

"Vemos una voluntad de apertura fuerte, una voluntad de poner a la Argentina en el contexto mundial y seguimos muy de cerca las reformas anunciadas", comenta la cabeza de esta empresa líder en la comercialización y explotación de sistemas de lanzamientos espaciales. Arianespace fue la responsable del lanzamiento, en 1997, del primer satélite del país, el Nahuel 1, y de los dos Arsat en 2014 y 2015.

"El Gobierno confirmó el Arsat 3, que ya está firmado. Habrá que ver cuándo está listo pero entendemos que en este contexto hay otras prioridades y tome su tiempo. Tenemos una relación de largo plazo con la Argentina", dice Israël, quien asegura sentirse a la vez en el fin del mundo y en casa cada vez que visita Buenos Aires. "Hay lazos muy fuertes. En mi caso, se debe en parte quizás a que mi madre es psicoanalista pero también a Borges. Cuando lanzo cohetes, puede que esté leyendo a Borges", se ríe.

La misma expectativa se percibe en las oficinas de Akuo Energy, donde Jean Ballandras, secretario general de la empresa, primer productor francés independiente de energías renovables, se toma la molestia de enseñar antes que nada la magnífica vista desde la terraza de sus oficinas sobre los Champs Elysées, con una Torre Eiffel fantasmal, borroneada por la llovizna. Ballandras insiste en que de acá a tres años las energías renovables serán incluso más baratas que las tradicionales.

Pero sobre todo, no oculta su interés en poder avanzar con proyectos en la Argentina, como ya tienen por ejemplo en materia eólica en Uruguay. "En la Argentina la calidad del viento es excepcional para una zona de clima templado. Estamos convencidos de que podemos desarrollar algo similar en la Argentina donde el territorio es aún más vasto y poco habitado. Las condiciones para invertir están, hasta ahora no hemos podido porque la coyuntura financiera no lo permitía", explica.

En el restaurant de las mega-oficinas de Alstom, gigante del sector del transporte ferroviario, Thibault Desteract, su Chief Commercial Officer, nos recibe con un español aporteñado que lo delata. Con varios años al frente de la empresa en la Argentina, conoce bien el mercado pero sobre todo, percibe claramente el potencial que representa.

La relación comercial ya existe pero hay un evidente interés por extenderla. Hubo dos pedidos recientes de 20 trenes de seis vagones para la línea H y 10 trenes de seis vagones para la línea D pero la compañía mira con atención la posibilidad de ocuparse también de tareas de mantenimiento de trenes que la gestión anterior compró a China.

Desteract, quien en su momento buscó impulsar la operación local, eclipsada finalmente por el desarrollo del negocio en Brasil, se muestra entusiasmado. También estuvo con Hollande y se prepara para viajar en septiembre a Buenos Aires con el Medef, el Movimiento de Empresas de Francia, algo así como la UIA francesa, en lo que será la primera misión en 15 años. "Estuve en la presentación de la canciller Malcorra con empresarios. Todos quedaron muy impresionados. Habló de mucho dinero para volcar a inversiones", apuntó.

Del otro lado de las ventanas, en París sigue lloviendo. El Louvre cerró ante un Sena amenazante y Francia vive sus propias convulsiones, desde las huelgas que paralizan el transporte hasta la inquietante vitalidad de la extrema derecha. En todo caso, la Argentina se ha vuelto claramente un foco estratégico dentro de la región gracias a una transición política que promete oportunidades de negocio en una economía global más inhóspita y ralentizada.