Empleo privado: fue el peor abril desde 2002 y se dispararon las suspensiones

Según datos del Ministerio de Trabajo, el número de empleados privados cayó 3,2% en marzo interanual a 5.940.000, el menor de toda la serie de las estadísticas del SIPA. Con la cuaerentena, en abril, la tendencia se profundizó y crecieron las suspensiones.

El nivel de empleo privado registrado cayó un 0,6% en abril con respecto a marzo, la mayor baja de todos los meses de abril desde 2002, cuando la contracción fue de 0,8%, informó el Ministerio de Trabajo en su estudio mensual de estadísticas laborales.

En la Encuesta de Indicadores Laborales (EIL) de abril, de la que participaron unas 3500 firmas, la cartera que dirige Claudio Moroni apuntó que el confinamiento que alcanzó el mes completo impactó de lleno en el mercado laboral, especialmente en los sectores considerados no esenciales.

En el relevamiento la cartera evaluó la tasa de incorporación de personal a las empresas, llamada tasa de entrada, que alcanzó al 0,4, cuando en abril de 2019 era de más del cuádruple, de 1,7. En tanto, la tasa de salida, ya sea por despidos o renuncias, fue de un punto, mientras que en abril de 2019 había sido de 2,1%.

El Ministerio de Trabajo analiza la diferencia entre ambas tasas, que resultó en -0,6, la cifra más baja de todos los abriles desde 2002 (cuando el saldo fue de -0,8) hasta la fecha.

"La contracción del empleo formal en los meses de marzo y abril se explica por la decisión de las empresas, frente al escenario impuesto por la pandemia, de no realizar contrataciones de personal", señaló la cartera.

 

 

Sin embargo, el Ministerio de Trabajo sostiene que "la magnitud de la caída del nivel de empleo en abril (-0,6%) no refleja un agravamiento de la situación laboral con respecto al mes anterior, cuando la reducción del empleo formal llegó al 0,5%".

No obstante, la encuesta muestra que se disparó la cantidad de empresas que ejecutaron suspensiones, al punto total que en abril la tasa alcanzó al 7,5% de los trabajadores y al 14% de las compañías, más del doble de los máximos valores históricos.

 

 

Derrumbe del empleo privado en marzo

Con la publicación también se difundieron los datos de marzo, que tuvo su tercio final afectado por la cuarentena del coronavirus. Por ello, se observó la peor caída de asalariados privados registrados desde al menos enero de 2012.

Los datos, provenientes del Sistema Integral Presional Argentino (SIPA), indicaron que en el segmento, hasta marzo, había apenas 5.940.600 empleados, un 0,8% menos que los registrados en febrero, cuando alcanzaban los 5.288.400 (en términos desestacionalizados,) y un 3,2% menos en la comparación interanual, dado que en el mismo mes de 2019 totalizaban 6.139.600.

Ambas bajas son las de mayor magnitud de la serie, comenzada en enero de 2012.

 

 

Estas variaciones ilustran el impacto de la recesión en la actividad laboral, alimentada por las medidas de confinamiento que afectaron el tercio final de marzo, cuando una buena parte de la economía permaneció inactiva, por lo que los números de abril y mayo, totalmente alcanzados por la cuarentena, serán peores.

También cayó considerablemente el número de monotributistas, de 1.576.300 de marzo del año pasado a 1.556.300, una contracción interanual de 1,3%. Con respecto a febrero, el desplome fue mucho más amplio: de 2,8%.

La cantidad de trabajadores autónomos también se derrumbó. Totalizaron 376.000, por lo que perdió un 5,2% con respecto en marzo del año pasado y un 1,8% en relación con febrero.

No obstante, sí creció el empleo público en marzo, al alcanzar los 3.214.900 puestos, un 1,4% más que en la comparación interanual y un 0,3% más que en febrero, también en términos desestacionalizados. Así, continúa en el nivel más alto de la serie y desde su inicio subió más de 26%.

 

 

Tags relacionados