Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Elogios y preocupación entre los líderes del mundo que saludaron al triunfador

Francia y Alemania se mantienen prudentes mientras que el Reino Unido, Rusia e Israel celebraron la elección de Trump. El Papa Francisco, crítico, toma distancia

Dirigentes de todo el mundo felicitaron a Donald Trump aunque con matices según los intereses de cada una de las naciones. El recambio preocupa a Alemania y Francia y conforma a Rusia, Israel y a la extrema derecha europea.
El triunfo de Trump "abre un período de incertidumbre", declaró el presidente francés François Hollande que por un lado envió un mensaje de felicitación pero convocó a una "Europa unida" para defender sus valores.
Desde Alemania, la canciller Angela Merkel propuso al electo presidente norteamericano una "cooperación estrecha" basada en valores comunes.

Más satisfecho y con rapidez, el presidente ruso Vladimir Putin felicitó a Trump con un telegrama en el que aboga por un "trabajo mutuo para sacar a las relaciones entre Rusia y Estados Unidos de su situación crítica". En el Kremlin hay certeza de que "se entablará un diálogo constructivo entre Moscú y Washington".

La primera ministra británica, Theresa May, celebró la "relación especial" entre ambos países. "Reino Unido y Estados Unidos tienen una relación duradera y especial basada en los valores de la libertad, la democracia y la empresa. Somos, y seguiremos siendo, socios fuertes y cercanos en comercio, seguridad y defensa", dijo.

El presidente chino Xi Jinping dijo estar "impaciente" por trabajar con el electo jefe de Estado "sin confrontación" y "en virtud del principio de respeto mutuo" mientras que el primer ministro de Israel, Benjamín Netanyahu, hablo de un "auténtico amigo del Estado de Israel".

Por su parte los gobiernos latinoamericanos recibieron con algo de zozobra el triunfo y expresaron deseos de paz, respeto y una relación estable. Durante su campaña, el magnate neoyorquino hizo fuertes declaraciones contra los latinos.
El presidente mexicano, Enrique Peña Nieto, abogó por un diálogo "amable y respetuoso" con Trump y dijo que "se abre un nuevo capítulo en la relación de México y EE.UU. que implica un cambio, un reto, pero también una gran oportunidad".

Desde Cuba Raúl Castro, quien inició el proceso de diálogo (previo al levantamiento del bloqueo norteamericano sobre la isla) con Barack Obama, envió a Trump una escueta nota de felicitación difundida por el Ministerio cubano de Relaciones Exteriores. Antes del comunicado de la cancillería cubana, a través del periódico oficial Granma, se anunció la realización de maniobras de defensa "frente a las diferentes acciones del enemigo". El ‘Ejercicio Estratégico Bastión 2016’, moviliza a las tropas cubanas frente a una hipotética invasión desde Estados Unidos del 16 al 18 según comunicó el Ministerio de las Fuerzas Armadas Revolucionarias.

Finalmente, el secretario de Estado del Vaticano, cardenal Pietro Paroli, le deseó suerte al ganador y prometió "rezar para que Dios lo ilumine y lo respalde en el servicio de su país, por supuesto, pero también en el servicio del bienestar y la paz en el mundo. Creo que hoy todos necesitan trabajar para cambiar la situación global, que es de profunda laceración y serios conflictos", agregó. El Papa, que fue muy crítico, esta vez envió un sugestivo tuit.