Eléctricas redujeron más de 50% sus inversiones por el congelamiento de tarifas

Edenor y Edesur presentaron sus resultados a los inversores. Bajaron a la mitad sus inversiones por el congelamiento tarifario y advirtieron por la calidad del servicio

Las distribuidoras eléctricas que operan en el Área Metropolitana de Buenos Aires (AMBA), Edenor y Edesur, disminuyeron a la mitad el ritmo de sus inversiones debido a la menor cantidad de ingresos que recibieron por el extendido congelamiento tarifario.

Así lo informaron ambas empresas a la Bolsa de Buenos Aires (BCBA) y a la Comisión Nacional de Valores (CNV) en los últimos 10 días, al presentar los resultados del primer trimestre de 2020.

El lunes pasado, Edesur reportó la pérdida de $ 120,6 millones en los primeros tres meses del año.

Los ingresos de la empresa que pertenece a Distrilec Inversora y a la multinacional italiana Enel (que tiene el 51,5% de Distrilec) cayeron un 23% interanual hasta los $ 14.557 millones, mientras que las inversiones desembolsadas fueron de $ 1541 millones, un 49% menos que en el mismo período de 2019. Esto se lo atribuyeron al congelamiento de las tarifas.

"Las inversiones realizadas tuvieron como objetivo continuar mejorando la calidad del servicio, con obras destinadas a fortalecer las redes de alta, media y baja tensión, que permitieron una reducción de un 20% en los cortes durante el verano 2019/20; sin embargo, el congelamiento tarifario ha quitado recursos destinados a inversiones de calidad en algunos barrios, que no han podido beneficiarse plenamente de la mejora del servicio eléctrico", expresó Edesur en un comunicado de prensa.

"Estamos realizando un gran esfuerzo para sostener la operación de la compañía en un contexto muy adverso. La fuerte caída en nuestros ingresos, producto de la situación económico financiera del país y un congelamiento tarifario extendido por más de 12 meses han provocado importantes pérdidas en la empresa , acotó el country manager de Enel Argentina, Nicola Melchiotti.

Edesur, con un EBITDA en negativo por $ 441 millones, se financió con transferencias de Enel, ya que tuvo dificultades para acceder a los mercados financieros por la situación macroeconómica del país.

De acuerdo a lo que informaron, la duración promedio de los cortes (SAIDI) tuvo una mejora (retracción) del 14 % interanual.

Por su parte, Edenor, controlada por Pampa Energía, reportó este lunes ganancias en el primer trimestre de 2020 por $ 720 millones, con un incremento de 271% interanual.

La distribuidora que opera en el norte de la Ciudad de Buenos Aires y el norte y el oeste del Gran Buenos Aires (GBA) bajó un 55% las inversiones hasta los $ 1373 millones, "principalmente como consecuencia del retraso en actualización de los ingresos y la falta de previsibilidad a futuro como consecuencia del congelamiento tarifario dispuesto, lo que llevó a la desaceleración del ambicioso plan fijado".

"Sin embargo, el foco del plan de inversiones se mantiene en aquellas que hacen a la mejora en la calidad de servicio, lo que puede verse en el cumplimento de las curvas de calidad exigidas por el regulador", planteó Edenor.

Al cierre del primer trimestre de 2020 los indicadores de duración media de los cortes por usuario (SAIDI) y frecuencia promedio (SAIFI) para los últimos 12 meses presentaron mejoras del 34,4% y 17,2%, respectivamente comparados con el mismo período del año anterior.

A su vez, esos indicadores fueron un 40,5% y 28,6% menores a lo requerido por el Ente Nacional Regulador de la Electricidad (ENRE) en la Revisión Tarifaria Integral (RTI) que se hizo en 2016.

Según Edenor, la duración media de los cortes de energía eléctrica por usuario fue de 14,7 horas por año, con un descenso de 55,4% desde el pico de 2014 (33 horas).

Asimismo, la frecuencia media fue de 5,8 veces por año para cada cliente, un 39,7% menor que en 2014 (9,5 veces).

En ambos casos, la tendencia fue declinante desde el 2014, con una profunda mejora desde 2017, cuando las eléctricas volvieron a contar con una amplia fuente de ingresos (tras el aumento de tarifas).

La curva de Edenor se aplanó a mediados del año pasado y la compañía planteó: "Si bien somos conscientes de la situación coyuntural que motivó la declaración de la emergencia pública en materia energética, agravada por la situación económica en general y por los efectos del COVID19 en particular, es nuestra obligación advertir sobre la necesidad de encontrar, a la brevedad posible, una solución que encauce el cumplimiento de las obligaciones y derechos de esta Distribuidora dentro del marco regulatorio aplicable, asegurando la sustentabilidad del servicio público concesionado".

Tags relacionados
Noticias del día